Central térmica de Meirama / Greenpeace

Meirama afronta su ocaso con el plan de Naturgy como única alternativa

El Gobierno abre el proceso para recoger propuestas y garantizar la transición justa en Meirama, mientras Naturgy tramita su parque eólico

Meirama llega al momento clave para diseñar su futuro al margen de la central térmica de Naturgy, que echa el cierre este año. La única alternativa tras el desmantelamiento de las instalaciones es, por el momento, la misma que había puesto sobre la mesa la compañía el año pasado y que consiste en la construcción de un parque eólico de 15 aerogeneradores y 49,5 megavatios. El grupo que preside Francisco Reynés también planteó un centro avanzado de gas renovable para consolidar una inversión conjunta de 80 millones, pero este último estaba en fase de estudio y todavía no se concretó.

El Gobierno llama a un centenar de entidades

De la central dependen 180 puestos de trabajo entre directos e indirectos. El objetivo tras el desmantelamiento es garantizar el empleo y la actividad económica que dependían del funcionamiento de la térmica. Para ello, el Ministerio para la Transición Ecológica ha puesto en marcha el proceso para elaborar un convenio de transición justa, bajo la premisa de identificar proyectos e inversiones para la zona. En ese proceso está también Naturgy, además de sindicatos, administraciones y agentes sociales.

El Ministerio, a través del Instituto de Transición Justa, abrió el pasado martes la fase de participación pública enviando documentación a un centenar de entidades o agentes sociales. Recabará propuestas hasta el 7 de julio, manteniendo como criterios prioritarios la capacidad para “generar y fijar empleo sostenible en el medio y largo plazo”, informan en Transición Ecológica. Cualquier entidad o particular puede realizar aportaciones al correo electrónico Convenios_Transicion_Justa@tragsa.es, independientemente de si ha recibido o no la documentación.

Los compromisos de Naturgy

El plan del Gobierno es seleccionar los proyectos e impulsarlos con financiación pública, ya sea con sus propios recursos o con la canalización de fondos europeos. La otra clave que maneja el departamento de Teresa Ribera es la de implicar a Naturgy en la tarea y captar también inversión privada.

Este procedimiento se aplicará también la central de Endesa en As Pontes cuando la compañía decida echar el cierre. La fiscalización del convenio de transición justa se realiza a través de una comisión de seguimiento que estará formada por las administraciones, las empresas y las organizaciones sindicales.

¿Cuáles son los compromisos adquiridos por Naturgy? Al margen del proyecto que pueda realizar en Meirama, como el parque eólico, la compañía firmó con el Ministerio que participará de manera activa en la confección del convenio y en la búsqueda de otros inversores. Además, colaborará en un plan de formación profesional e inserción laboral para los trabajadores.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad