Megasa, tras los pasos de Alcoa: anuncia un ERE en la planta de Narón, aunque gana dinero

stop

La compañía de los hermanos Freire propone despidos, aunque no explica a la plantilla los motivos que obligan a adoptar esa medida y  si se deben al resultado de la subasta eléctrica

Imagen de archivo de una protesta de trabajadores de Megasa Siderúrgica | EFE

27 de noviembre de 2014 (21:26 CET)

Semana negra en Galicia en el ámbito laboral. Dos grandes grupos han anunciado a sus plantillas medidas de ajuste y sobre las dos compañías planea la sombra de la subasta energética puesta en marcha por el Ministerio de Industria de José Manuel Soria. El lunes, el gigante Alcoa comunicaba a sus trabajadores de A Coruña que tanto esta planta como la de Avilés están en riesgo. Si no consiguen acceder a un segundo reparto de paquetes de servicios de interrumpibilidad no serán viables. Por su parte, el jueves, el comité de empresa de Megasa, la primera siderúrgica de la comunidad, aseguraba que la empresa de los hermanos Freire tiene intención de aplicar un ERE, además de acometer “cambios” en las condiciones de trabajo de la factoría de Narón.

Las sociedades que representan a ambas factorías, tanto la coruñesa de Alcoa, como la de Megasa en Ferrolterra, finalizaron el año pasado con beneficios.

Megasa y sus problemas con Industria

En el caso de Alcoa, la compañía ha manifestado abiertamente que el problema radica en no haber podido conseguir para la factoría herculina ninguno de los bloques bonificados de 90 megavatios que subastaba Red Eléctrica Española. El Estado abona una prima a los grandes consumidores de energía para que paren su producción en los picos de mayor consumo eléctrico. Esos son los servicios de interrumpibilidad, a los que Alcoa A Coruña no ha podido acceder en el primer reparto llevado a cabo.

En el caso de Megasa, los motivos que han llevado a la compañía a plantear una medida de ajuste laboral son desconocidos por el momento. No obstante, diversas fuentes apuntan a la posibilidad de que el precio de la energía también está detrás. De hecho, a principio de año la compañía decidió llevar a los tribunales a Industria por haber aprobado una reforma de la tarifa para grandes consumidores que encareció sus costes energéticos mientras que abarataba los de su principal competidora, la catalana Celsa.

Subasta de interrumpibilidad

Estaba previsto que Megasa acudiese también a la subasta de paquetes de interrumpibilidad, aunque los trabajadores aseguran desconocer cuál ha sido el resultado de la misma y si la compañía ha logrado alguno de los bloques bonificados que oferta REE. De hecho, el comité de empresa desconoce los motivos que han llevado a dirección de la factoría a plantear medidas de ajuste. Los conocerán dentro de siete días, cuando se constituya la comisión negociadora y se proceda al primer encuentro entre los representantes de los trabajadores y el grupo de los hermanos Freire, la cuarta fortuna familiar de Galicia según Forbes.

“No nos han dicho si el procedimiento de despido colectivo que quieren empezar es debido a los resultados de la compañía o al resultado de la subasta eléctrica, tampoco cuánta gente se verá afectada”, explica el sindicalista Carlos Vascoy, que recuerda que la planta genera cerca de 170 empleos directos en la deprimida comarca de Ferrolterra.

Resultados

Desde Megasa rechazan informar acerca de los motivos que han llevado a plantear medidas de ajuste laboral. Tampoco respondieron, a preguntas de Economía Digital, si habían conseguido algún paquete en la subasta de interrumpibilidad, un hecho que tampoco desvelan desde la propia Red Eléctrica.

Entre la factoría de Alcoa en A Coruña y la de Megasa en Narón hay otra coincidencia. Las distintas sociedades a las que pertenecen acabaron el pasado año en beneficios, a pesar de la crisis y de los problemas de la tarifa eléctrica. Alcoa Inespal SA, que hasta este año englobaba a las factorías herculina y asturiana amenazadas con el cierre, ganó 53 millones.

Los números de la siderúrgica

Megasa Siderúrgica, la filial de Metalúrgica Galaica SA que recoge la actividad de la planta de Narón, acabó 2013 en positivo a pesar de los problemas. Registró un beneficio de 506.659 euros, frente a los 1,8 millones conseguidos en 2012. Su cifra de negocio sobrepasó los 254'3 millones, frente a los 282,7 de un año antes.

La matriz del grupo, Metalúrgica Galicia SA, contabilizó, no obstante, unas pérdidas de 593.511 euros, frente a las ganancias de 4,5 millones del ejercicio precedente.

“La norma aprobada para regular el servicio de gestión de la demanda de interrumpibilidad ha generado una situación de grave distorsión de la competencia, creando diferentes importes en el coste eléctrico entre competidores directos y que en el caso de la compañía ha visto penalizados sus costes eléctricos”, advierte la compañía de los Freire en su memoria anual.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad