Megasa Siderúrgica podría echar el cierre antes de que acabe el verano

stop

La tarifa eléctrica lastra a la primera siderúrgica de Galicia frente a sus competidores

Factoría de Megasa en Narón

03 de junio de 2013 (04:13 CET)

Otros 200 trabajadores de Ferrolterra están en serio peligro de perder sus empleos. Megasa Siderúrgica, la histórica factoría de Narón levantada por los hermanos Freire, podría no pasar del verano. Según informó La Opinión de A Coruña este domingo, la dirección ha transmitido a los trabajadores que el 31 de agosto cesará la actividad de la planta, que acumula producción en sus instalaciones --en torno a 100.000 toneladas--, sin conseguir encontrar compradores.

En la versión de los trabajadores, la crisis de la primera siderúrgica gallega está directamente relacionada con la tarifa eléctrica para grandes consumidores aprobada por el Gobierno y que se mantendrá, según anunció el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, durante todo el año.

La medida, que establece una compensación económica para los grandes consumidores de luz, como Alcoa o ArcelorMittal, ha provocado daños colaterales en Megasa. La siderúrgica gallega está en desventaja con sus competidores. Recibe menos primas por potencia contratada, lo que conlleva una reducción menor de costes y unos precios menos competitivos. El resultado es que la factoría de acero corrugado acumula material sin encontrar mercado donde colocarlo.

En busca de soluciones

Toda solución para la planta debe llegar con urgencia. Según manifestaron fuentes del comité de empresa a La Opinión, las ventas se han reducido drásticamente en los últimos meses y la dirección ha llamado a la puerta de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), el Ministerio de Industria y la Xunta en busca de una salida.

La crisis se acrecienta por la pujanza de los competidores, que han sido capaces de absorber un trozo más grande de la compensación del Ejecutivo central, que destina una partida de 550 millones a los grandes consumidores a cambio de interrumpir su actividad cuando hay un exceso de demanda en el sistema. Esta cuantía se reparte como bonificación entre los grandes consumidores en substitución de la tarifa reducida que finalizaba este año.

En el reparto, Celsa, competidor directo de Megasa Siderúrgica, reduce su tarifa en 35 euros por megavatio. La planta naronesa, con menor potencia contratada, recibe 20.

Otras crisis

No es la primer periodo crítico que atraviesa la siderúrgica de los hermanos Freire. En el comienzo de la crisis activó varios expedientes de regulación de empleo, algunos de los cuales no llegó a ejecutar.

En 2011, el último del que ha presentado cuentas, sus ingresos se situaron en 1.009 millones de euros, frente a los 670 millones registrados un año antes, con un incremento del 50,6%.

Las aguas parecieron volver al cauce de la rentabilidad, pero escondían en su fondo otra crisis todavía de mayor calado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad