Megasa da el salto del 'top cinco' de Galicia a la Bolsa

stop

La quinta empresa por facturación someterá a la junta de accionistas la aprobación de los trámites necesarios para empezar a cotizar

Una máquina transporta piezas de acero en las instalaciones de Megasa

en A Coruña, 23 de diciembre de 2015 (03:06 CET)

Galicia es tierra de grandes empresas. Inditex y Citröen son, por volumen de negocio, las primeras de la lista pero pocos saben que la siguiente – con permiso de las filiales del gigante textil Zara y Bershka, que ocuparían el tercer y cuarto puesto – es Metalúrgica Galaica (Megasa). Se trata de una firma familiar con sede en Narón y fábricas en Portugal cuyas ventas consolidadas superan los mil millones de euros en los últimos años.

Según publica el Boletín Oficial del Registro Mercantil en su edición de este martes, la empresa, propiedad de la familia Freire, tiene pensado celebrar el próximo mes de enero una junta de accionistas con dos temas trascendentales sobre la mesa: la modificación del sistema de representación de las acciones y la autorización al consejo para iniciar los trámites que permitan a la compañía su salida a Bolsa.

Coste energético

Al contrario de lo que se podría pensar tras este anuncio, la planta naronesa no atraviesa por su mejor momento. La caída de la demanda y la creciente llegada de competidores foráneos, sumado a los altos costes energéticos, impiden a Megasa reducir los márgenes y competir en igualdad. La elevada factura energética y los escasos incentivos de interrumpibilidad han obligado a establecer turnos de trabajo por la noche, los fines de semana y los festivos para aprovechar los tramos de tarifa más baratos.

Esta situación también ha pasado factura a sus resultados. En 2013 la compañía entró en pérdidas, lo mismo que en 2014, según indicó la empresa a los trabajadores. Las perspectivas tampoco son muy halagüeñas. En lo que respecta a la producción, la reducción de plantilla tras aplicar un despido colectivo y la eliminación del turno de tarde hacen que de las 600.000 toneladas al año, la siderúrgica tenga en previsión producir unas 200.000 para el presente ejercicio.

Estructura familiar

La estrategia de sacar ahora la empresa a Bolsa y, más especialmente el punto que hace referencia a "la reversión o transformación del sistema de representación de las acciones en que se divide el capital social de la sociedad, de anotaciones en cuenta a títulos físicos nominativos", no van tanto en la línea de mejorar los resultados de la empresa, que también, sino de reformular la estructura eminentemente familiar del capital de la compañía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad