El nuevo almacén de Media Markt en Madrid, casi igual que el de Amazon.

Media Markt quita poder a sus jefes de tienda para ahorrar

stop

Media Markt inicia en España el mayor cambio logístico en la historia de la cadena tras invertir 47 millones

en Madrid, 16 de junio de 2017 (11:57 CET)

Media Markt liquida los últimos vestigios de su viejo y costoso proceso comercial de compras y almacenamiento. La cadena de tiendas alemana, famosa por sus campañas de marketing agresivo, contaba con 76 políticas de precios diferentes, correspondientes a sus 76 tiendas en España. Cada establecimiento dispone de su almacén y compra por separado. Se acabó. Todo quedará centralizado en un enorme almacén, similar al de Amazon

El mayor cambio logístico de Media Markt en su historia reciente comenzará el próximo 21 de junio cuando se iniciará la operación “Gran mudanza” con la que la compañía trasladará el stock de las tiendas al nueva almacén central, ubicado en Pinto (Madrid). Será casi igual al de Amazon y cuenta con una superficie de 30.000 metros cuadrados (el de Amazon mide 32.000 metros cuadrados).

Allí, la compañía centralizará las operaciones y las entregas a domicilio de toda España con una operativa más automatizada y con la que esperan reducir costes. Media Markt ha aprovechado la mudanza para lanzar una nueva promoción de ofertas agresivas en televisores 4K, altavoces inalámbricos y lavadoras con sus correspondientes campañas de marketing y su lema “Yo no soy tonto”.

Con la mayor mudanza de su historia, la filial local de Media Markt concluye un proceso de tres años de modernización de la logística en el que ha invertido más de 47 millones de euros. Sólo 17 millones han sido destinados a un sistema de etiquetado electrónico que monitoriza los precios de la competencia (especialmente Amazon) e intenta dar un precio similar al de su competidor más agresivo.

Fin de la política de taifas

Con la llegada de Amazon, Media Markt ha vivido duros momentos en los últimos años y ha sufrido una descabellada política de precios en la que un producto se vendía hasta 30% más caro en algunas tiendas, avanzó Economía Digital. El cambio ha sido comandado por Ferran Reverter, el consejero delegado que escaló desde jefe de tienda en Mataró (Barcelona).

Ahora, los jefes de tienda perderán todo el poder de decisión con el que contaban para comprar. Todo quedará centralizado desde el almacén de Madrid aunque la compañía sigue manteniendo su sede española en Barcelona. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad