Más de 2.000 trabajadores de Navantia cortan la AP-9 en protesta por la falta de contratos

stop

Denuncian que hay “responsables políticos” por la pérdida del encargo de cuatro gaseros

19 de noviembre de 2013 (16:52 CET)

Más de 2.000 trabajadores de Navantia Ferrol y de empresas auxiliares han cortado el tráfico en la autopista AP-9 en dirección a Ferrol y A Coruña con barricadas de neumáticos ardiendo, en la que constituye una nueva protesta para reclamar carga de trabajo ante la ausencia de nuevos contratos.

Con consignas como Aquí este gobierno lo vamos tumbar, los trabajadores iniciaron la protesta a las 10:30 horas en el astillero de Navantia llevando monigotes de cartón que representan a los presidentes de Navantia, la Sepi y la Xunta y al alcalde de Ferrol, identificados con carteles en los que se los tacha como "culpables" de la situación de los astilleros.

El contrato de los gaseros

El anuncio de la pérdida del contrato de cuatro gaseros para Gas Natural a los que optaba Navantia y que podría ser ejecutado por empresas de Japón y Corea ha provocado que el comité de empresa de Navantia Ferrol denuncie "que el Gobierno no hace los esfuerzos necesarios para defender el sector naval", si bien sostienen que la situación todavía podría ser "reversible políticamente".

El portavoz del comité, Ignacio Naveiras, ha señalado que hay "responsables desde el ámbito político" ante la posible pérdida del contrato de gaseros para dos "empresas que llevan mucho dinero público".

“No hay más tiempo”


"No hay más tiempo, no hay excusas y en Santiago y Ferrol vamos a dar la respuesta que merecen estos sinvergüenzas políticos, estos personajes que sólo representan al PP", ha advertido Ignacio Naveiras, portavoz del comité de empresa, quien ha reclamado que se cumplan los compromisos con el sector naval adquiridos en torno a la construcción del dique flotante y el encargo del flotel por parte de la petrolera mexicana Pemex.

Naveiras ha alertado de que los trabajadores no van a "consentir que el miedo se traslade a la ciudadanía y a los trabajadores" porque "es tiempo de que el miedo cambie de bando y que cambie a ese ámbito político, a esos responsables del Partido Popular, a nivel local, autonómico y estatal".

Sin carga de trabajo

En diciembre se finaliza el último barco que queda en construcción en el astillero de Navantia Ferrol, el LHD Adelaide para la Armada de Australia, pero no hay nuevos contratos previstos de momento, lo que generará una falta de ocupación que afectará a los 2.400 trabajadores de la plantilla principal y a los cerca de 800 de empresas auxiliares que dependen del astillero. En los últimos dos años se han perdido ya cerca de 2.400 empleos en subcontratas por la falta de ocupación.

El 4 de diciembre Navantia presentará su plan industrial en el que los trabajadores aseguran que "los ciudadanos no van a permitir que se produzca ningún ajuste".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad