Martinsa ofrece sus activos a la banca para evitar la quiebra

stop

Propone canjear suelo e inmuebles por deuda y préstamos participativos

Fernando Martín, presidente de Martinsa | EFE

24 de marzo de 2014 (18:25 CET)

Martinsa Fadesa ha activado del plan B. Tras meses negociando canjear parte de la colosal deuda que mantiene con las entidades acreedoras, que se sitúa cerca de los 3.900 millones, ha puesto sobre la mesa una nueva propuesta.

En este caso, plantea canjear parte de su deuda por activos inmobiliarios mientras que otra parte se intercambiaría por préstamos participativos con vencimiento a largo plazo. La inmobiliaria presidida por Fernando Martín intenta protegerse ante los vencimientos que se producirán a finales de este año y que podrían llevar a la compañía a la liquidación, ya que no fue capaz de abonar los pagos comprometidos con los acreedores en 2013.

Buena disposición de la banca


Martinsa asegura además haber encontrado una "buena disposición" a este plan en la banca y en la Sabeb, según informaron las mismas fuentes.

"Se está barajando un plan mixto entre conversión de deuda en préstamos participativos con vencimiento a largo plazo y dación en pago de activos", indicaron en la inmobiliaria. "La cantidad está por decidir", añaden.

Largas negociaciones


Martinsa Fadesa anunció a mediados del pasado mes de febrero que había iniciado una negociación con sus principales bancos acreedores para reestructurar la deuda concursal.

La compañía volvió así a negociar con sus acreedores financieros tres años después de superar el mayor concurso de acreedores de la historia empresarial española y después de que en diciembre no pudiera pagar la cuota de deuda (unos 39 millones de euros) pactada en el convenio de acreedores con el que superó ese concurso.

Nueva ley concursal

En cuanto al patrimonio negativo con que Martinsa Fadesa concluyó el ejercicio 2013, hecho que puede suponer motivo de disolución de una empresa, la firma ha logrado sortear este riesgo gracias a que el Ejecutivo ha vuelto a prorrogar la medida por la que permite a las inmobiliarias descontar de ese patrimonio negativo el efecto de la depreciación de activos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad