Martinsa-Fadesa se juega más de 490 millones en los tribunales

stop

Las reclamaciones individuales de clientes suman casi 50 millones. La Agencia Tributaria exige un pago de 20 millones por el Impuesto de Sociedades

Fernando Martín, presidente de Martinsa-Fadesa, y Manuel Jove | EFE

02 de marzo de 2014 (03:57 CET)

Son muchos los frentes abiertos que acumula la inmobiliaria con domicilio en A Coruña, Martinsa-Fadesa. La compañía que dirige Fernando Martín y que abandonó Manuel Jove antes de que cayera en el mayor concurso de acreedores de la historia empresarial española, está en causa legal de disolución debido a un desfase en la tesorería de 135 millones. Para corregirlo intenta llegar a un acuerdo con la banca para que conviertan deuda en créditos participativos. Es la primera parte del plan. La segunda será reestructurar la deuda concursal ya que, en la situación actual, parece difícil que pueda afrontar los pagos pactados en el convenio.

Si este doble objetivo ocupa la mayor parte del tiempo del equipo de Fernando Martín, en los minutos libres la directiva tiene que volver la mirada hacia los tribunales. Los innumerables procesos judiciales que afronta por demandas de particulares, empresas y administraciones públicas podrían dejar todavía un agujero mayor en las cuentas de la empresa. En la larga lista de causas pendientes que reconoce Martinsa-Fadesa en el balance remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores se juega más de 490 millones de euros.

Pisos defectuosos y clientes atrapados en A Coruña


La compañía reconoce “alrededor de 33 procesos civiles de cuantías superiores a 50.000 euros en reclamaciones”. Sería el caso de demandas de clientes de Martinsa o comunidades de propietarios afectados por “defectos” en la construcción de inmuebles. La cuantía total reclamada estaría cerca de los 24 millones de euros.

Pero además de los “defectos constructivos”, la inmobiliaria suma demandas por problemas en la resolución de contratos de compraventa de viviendas y algún pelotazo frustrado, como el que planeó en el concello coruñés de Miño con la urbanización Costa Miño Golf.

El macro proyecto, tumbado por los tribunales, amenaza con vaciar las arcas del consistorio miñés, pero también castiga a Martinsa-Fadesa. La compañía se ha visto obligada a provisionar 18,5 millones para hacer frente a las reclamaciones de los compradores de viviendas, la resolución de contratos con la consiguiente devolución de las cantidades ya percibidas y las ejecuciones hipotecarias de parcelas e inmuebles.

Problemas fiscales

La empresa de Fernando Martín también tiene varias cuentas pendientes con el Estado derivadas de las inspecciones realizadas por los técnicos de la Agencia Tributaria entre los años 2003 y 2008. La más importante afecta al Impuesto de Sociedades de los ejercicios 2006 y 2007 en el que la compañía dedujo como gasto fiscal servicios de asesoramiento financiero.

La Agencia Tributaria le reclama 20 millones de euros, que Martinsa, asegura, ya ha provisionado. En todo caso, la compañía ha recurrido ante la Audiencia Nacional, que todavía no ha emitido sentencia.

También hay desacuerdo entre empresa y Administración en las cuotas del IVA de determinadas facturas de los ejercicios 2007 y 2008. El pleito podría costarle a la inmobiliaria otros 4,6 millones.

Viejos conocidos

Los procesos más importantes, en cuanto a la cuantía reclamada, transcurren en aguas internacionales. El primero deriva de la larga disputa con los acreedores privilegiados de la compañía Shinsei Bank Limited, Itau BBA International Limited y Jer Valencia SARL, que mantienen viva en los tribunales una demanda ejecutiva en la que reclaman 351,5 millones de euros. Martinsa-Fadesa ha conseguido varias resoluciones favorables, la última de la Audiencia Provincial de A Coruña en 2012, pero los fondos mantienen el pulso con sucesivos recursos.

También sigue con vida la demanda de la sociedad Espacia Avante, de Manuel Jove, con una reclamación de 97,6 millones de euros contra la filial mejicana de Martinsa-Fadesa, Inmobiliaria Fadesamex. El Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal falló en 2009 a favor del grupo de Fernando Martín pero el proceso continúa tras repetidos recursos. La compañía explica que “el único perjuicio patrimonial que podría derivarse de una eventual resolución estimatoria del recurso de casación interpuesto por Espacia Avante, S.A. de C.V., serían las costas devengadas en el procedimiento, riesgo que se considera remoto a la vista de los argumentos expuestos por las partes”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad