Martinsa aspira a volver a cotizar pese a su agónica situación

stop

La compañía de Fernando Martín cerró 2013 con cuotas impagadas de préstamos hipotecarios por 355 millones

Imagen de la salida a bolsa de Martinsa-Fadesa | EFE

18 de febrero de 2014 (00:12 CET)

Martinsa Fadesa, la inmobiliaria de Fernando Martín domiciliada en A Coruña está al borde del precipicio. Negocia con la banca para reestructurar su deuda concursal, que actualmente ronda los 4.000 millones de euros y ha sido incapaz de hacer frente a la cuota de un pago de 39 millones a las entidades acreedoras prevista en el convenio con el que superó la suspensión de pagos. No obstante, las aspiraciones del empresario madrileño pasan por superar la situación e incluso, volver a cotizar en bolsa.

El pasado septiembre se cumplieron cinco años de la suspensión de cotización de la compañía. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tomó la decisión cuando estalló la crisis de la inmobiliaria, que protagonizó el mayor concurso de acreedores de la historia empresarial española con un pasivo de 7.000 millones. El parón atrapó a miles de pequeños inversores del grupo inmobiliario, que siguen a la espera de que sus títulos retomen valor algún día.

Garantías a los inversores

Para que la CNMV levante una suspensión de cotización se tienen que dar varias circunstancias. La principal que quede garantizado que el inversor tiene toda la información necesaria para conocer la situación de la empresa y su salud financiera.

A pesar de la agónica situación de Martinsa, que en estos momentos negocia con la banca la reestructuración de su deuda para evitar la liquidación, el grupo confía en llegar a acuerdo con los acreedores y, posteriormente, poder regresar al parqué de forma efectiva. “La sociedad cree que no se dan las condiciones para el levantamiento de la cotización. La compañía está trabajando con los principales acreedores financieros para plantear un plan de reestructuración de la deuda concursal y equilibrar su situación patrimonial, así como la transformación de una cantidad de créditos en préstamos participativos”, explica la firma en una comunicación remitida este lunes a la CNMV.

“Entendemos que, una vez se hayan formulado las cuentas relativas al cierre del ejercicio 2013, transformados créditos en participativos y aprobado el plan de reestructuración por los principales acreedores, podría plantearse la solicitud de levantamiento de la cotización”, explica.

Desfase de tesorería de 44 millones

No obstante, a pesar de los anhelos, llegar a acuerdo para reestructurar la compañía no parece cosa sencilla. La empresa de Fernando Martín reconoce que no pudo cumplir con el pago de deuda previsto por presentar un desfase de tesorería de 44 millones. Además, a cierre de 2013, a la inmobiliaria le eran exigibles créditos no hipotecarios con privilegio especial por importe de 309 millones. Asimismo, tenía cuotas impagadas de préstamos hipotecarios por 355 millones de euros más.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad