Marta Ortega se incorpora como vocal a la Fundación Amancio Ortega

stop

La hija del fundador de Inditex está al frente del equipo del departamento de producto y diseño de Zara Woman, una de las cadenas clave del grupo

Amancio Ortega junto a su hija Marta

en A Coruña, 26 de octubre de 2015 (23:28 CET)

En silencio. Muy al estilo de la casa. Marta Ortega, la benjamina del fundador de Inditex, ha dado este año un salto cualitativo en la asunción de responsabilidades dentro de todo lo que es el universo Zara. Lo ha hecho en la Fundación Amancio Ortega, de cuyo patronato ha sido nombrada vocal. Comparte sillón con sus padres, Amancio y Flora Pérez Marcote, así como con Pablo Isla, presidente del grupo, y dos fieles al fundador: Antonio Abril, secretario del consejo de Inditex, y José Arnau, vicepresidente y máximo responsable de Pontegadea.

La incorporación de Marta al patronato de la fundación se hizo efectiva este año y visible la semana pasada, cuando acompañó a su madre al acto de presentación de una donación de Ortega de 17 millones al Sergas, cuyo objetivo es la instalación de equipos de mamografías en los hospitales gallegos. Al acto acudió el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

Hasta ahora, Marta ocupaba puestos de relevancia en las sociedades patrimoniales con las que Ortega apuntala el control de Inditex, pero su presencia apenas se había hecho visible frente a las responsabilidades que ahora pasa a ocupar. La propia web de la fundación destaca de Marta, como miembro del patronato, que "inició su desempeño profesional en Inditex en 2007, tras un intenso periodo formativo realizado en diferentes destinos internacionales y áreas de negocio de las cadenas del grupo Inditex como Bershka y Zara, entre otras". En la actualidad, explica, desarrolla su actividad profesional al frente del equipo del departamento de producto y diseño de Zara Woman. "Combina su actividad profesional con su afición a la hípica", se limita a detallar.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad