Mario Conde, en una imagen de archivo, frente a la prisión madrileña de Alcalá-Meco. EFE/FERNANDO VILLAR
stop

El exbanquero publica en Facebook un emotivo escrito para despedirse de los vecinos del pueblo ourensano de Chaguazoso tras casi una década de convivencia

en A Coruña, 16 de julio de 2018 (05:00 CET)

El 11 de abril de 2016, agentes de la UCO irrumpían en la llamada Casa Grande da Cerca, un pazo señorial del municipio ourensano de A Mezquita en el que residía durante largos periodos del año Mario Conde. Aquella operación dio el pistoletazo de salida a un nuevo calvario judicial para el exbanquero, acusado de repatriar alrededor de 16 millones procedentes de Banesto que tenía ocultos en Suiza y llevado de nuevo a prisión, tras ser detenido junto a su hija Alejandra y varios de sus colaboradores.

La causa judicial pinta algo mejor ahora para Conde que cuando los agentes irrumpieron en el domicilio de la parroquia de Chaguazoso, donde el expresidente de Banesto llegó en 2009 a través de una epifanía, una suerte de revelación que le aconteció mientras observaba un díptico del entorno natural de Os Tres Reinos de A Mezquita, según él mismo relata. Ahora, imputado por la Audiencia Nacional pero en libertad, Conde comunicó a través de sus redes sociales su decisión “especialmente dolorosa” de abandonar el pueblo.

chaguazoso

Vista del pueblo de Chaguazoso (A Mezquita) difundida por Mario Conde / Facebook

El emocionado relato de Mario Conde

Y así debe serlo, pues el abogado y financiero gallego dedica palabras plenas de emoción a sus vecinos, a Galicia y al pueblo donde se yergue la Casa Grande da Cerca, propiedad en su momento de Gabriel Caldelas, ex teniente de alcalde de A Mezquita y padre de María José Caldelas, la exdiputada del PP y esposa de Manuel Baltar, el presidente de la Deputación de Ourense.

“El sentimiento que resume mis diez años de vida con vosotros es muy simple: felicidad. Porque he sido feliz de recuperar mi dimensión gallega, de vivir nuestras costumbres, de recuperar a borbotones el idioma de mi madre, de cantar nuestros cantos, de beber nuestros vinos, de vivir ese sentimiento de comunidad sin distingos ni clases que nos caracteriza y que profesamos como un rito indeleble en nuestras celebraciones de Reyes, con nuestra Rita y nuestro Rey de Fiestas, nuestro golpear rítmicamente las mesas en las que nos sentamos para comer y disfrutar de sentirnos lo que somos: personas humanas que quieren a su pueblo, a sus tradiciones y a su bendito país que es Galicia”, escribe Conde, quien no desvela los motivos de su marcha.

Guardia Civil custodia Conde registro 908619139 335012 1020x574

La Guardia Civil entró en el pazo de A Mezquita en 2016 en una operación contra Conde por presunto blanqueo de capitales / EFE

“Me he sentido en casa entre vosotros, en los amaneceres y ocasos, en las lluvias y en la solanas, en las nieves y en los fríos, en las blancuras del invierno y las cromías multicolores del otoño, capaces de hacernos sentir por dentro el amor por la Naturaleza que forma parte indeleble de nuestra alma gallega, porque la tierra no es para nosotros solo un lugar de esparcimiento, y ni siquiera de alimento y subsistencia, sino que va más allá, porque Galicia es nuestra madre, el lugar del que venimos y al que algún día regresaremos, con esa expresión tan de mi madre cuando se sentía morir y me comentaba: fillo, o corpo pide terra”, prosigue el emocionado relato del exbanquero.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad