Mario Conde mueve ficha: sus testaferros reactivan tres sociedades de la trama

stop

Francisco Cuesta Moreno, que fue detenido este año y pasó por la Audiencia Nacional, convoca juntas extraordinarias de Los Carrizos de Castilblanco, Las Salcedas e Industrias Cumaria

El exbanquero Mario Conde

en A Coruña, 31 de octubre de 2016 (22:29 CET)

La trama societaria que armó Mario Conde en los noventa y por la que volvió este año a la cárcel no descansa. Sin vínculos directos con el exbanquero, pero sí con sus hijos Alejandra y Mario, al menos tres sociedades íntimamente vinculadas al expresidente de Banesto cobran nueva vida. Lo hacen a través de unos de sus testaferros, también imputado en la Audiencia Nacional, que ha dado un pequeño paso tras meses de aparente silencio.  

Francisco Cuesta Moreno, que acompañó a Conde en Banesto y del que nunca se ha separado, ha procedido a dar nueva vida a tres firmas de la trama del exbanquero. Se trata de Los Carrizos de Castilblanco SA, Las Salcedas SA e Industrias Cumaria SL, todas ellas domiciliadas actualmente en la madrileña calle Triana, donde tenía su residencia Conde.  

El papel de Cuesta Moreno

En calidad de administrador único, Francisco Cuesta Moreno ha procedido a convocar juntas generales ordinarias y extraordinarias de las tres firmas. En las tres convocatorias se procederá a aprobar las cuentas anuales del ejercicio de 2015, así como la aplicación del resultado, la aprobación de la gestión y el cese y nombramiento de administrador único.  

En medio de todo el proceso judicial abierto este año contra Conde, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz decidió bloquear un total de 17 cuentas bancarias al exbanquero, y además de embargarle cinco casas (tres en Madrid), para que responda de los 14 millones que aún debe a Banesto del total de 26 a los que fue condenado por el saqueo a esta entidad cuando fue su presidente hasta comienzos de los noventa. Sin embargo, parte de su entramado societario sigue intacto a pesar de la última embestida judicial, ya que en Los Carrizos de Castilblanco SA, Las Salcedas SA e Industrias Cumaria SL no aparece el exbanquero.  

Sí lo hace Francisco Cuesta Moreno, actualmente imputado en la Audiencia Nacional. En su querella, la Fiscalía Anticorrupción señalaba a Cuesta Moreno como uno de los "cooperadores en las operaciones de blanqueo e insolvencia punible", y "administrador de sociedades" de la trama urdida por el exbanquero.  

La pista holandesa

Inicialmente titulares de las fincas del exbanquero, muchas de las cuales fueron embargadas, las sociedades que ahora se reactivan se han empleado para mover el dinero de la trama. Por ejemplo, Los Carrizos de Castilblanco apenas ingresa 23.000 euros al año como actividad derivada de su negocio, la producción agrícola combinada con la producción ganadera. Sin embargo, cuenta con un capital social desembolsado de 15,2 millones de euros. La propiedad de esta firma se reparte entre los hijos del exbanquero y filiales domiciliadas en Holanda, que forman parte de la trama descubierta por Anticorrupción este año.  

Conde está actualmente en libertad tras abonar una fianza de 300.000 euros. Está acusado, además de blanqueo, de ocho delitos fiscales e insolvencia punible; es decir, por enajenar bienes embargados por el tribunal que le condenó a 20 años de cárcel y a pagar 26 millones en concepto de responsabilidad civil por el caso Banesto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad