Manuel Jove apuesta por el capital riesgo e invierte en drones

stop

NUEVOS NEGOCIOS

Manuel Jove, en el centro, junto a Felipa Jove y Manuel Ángel Jove | EFE

A Coruña, 28 de abril de 2015 (00:00 CET)

Una semilla. Más allá de la energía, las bodegas o el sector inmobiliario, el empresario Manuel Jove tiene en el capital riesgo otro de sus frentes inversores más activos. Y muy diversificado. Un claro ejemplo de ello es la apuesta que mantiene por proyectos relacionados con aviones no tripulados para uso civil, los comúnmente conocidos como drones. Inveravante mantiene una participación en la firma Flightech Systems, con base de operaciones en Madrid, que presentó el primer avión no tripulado de uso civil matriculado en Europa.

La inversión del grupo de Manuel Jove se materializa a través de la firma Arnela Capital Privado, dentro de la división Cápitavante. Como operación de capital riesgo, la participación del empresario es limitada, rebasando ligeramente el 5% del accionariado de Flightech, aunque a finales de 2013, que es cuando surge el proyecto y la entrada en el capital del grupo gallego, llegó a superar el 7,3%.

Extinción de incendios

Jove se mueve con tiento en el segmento del private equity. Y también en este proyecto. De hecho, el grupo del empresario ha decidido no acudir a la reciente ampliación de capital realizada por Flightech Systems, por importe de 444.000 euros, hasta alcanzar un capital de 4,4 millones de euros, suscrita el pasado marzo.

Flightech Systems presentó hace dos años el primer drone de uso civil matriculado en Europa, un avión que, según el presidente de la compañía, Francisco Gayá, puede usarse para servicios de extinción de incendios o vigilancia de fronteras. Cuando presentó el proyecto, la compañía aseguró que fueron siete años los que le llevó desarrollar el drone y para ello invirtió nueve millones de euros. El diseño del avión fue realizado por Flightech y lo construyó Aernnova.

Vínculos con Galicia

La compañía en la que participa Jove ha tenido además estrechos vínculos con Galicia. De hecho, un proyecto conjunto en el que participan la tecnológica ourensana Egatel, la viguesa Softwcare, Everis y la propia Flightech está inmerso en la preparación y diseño, con apoyo del centro gallego de telecomunicaciones Gradiant, de un sistema integral para detectar y extinguir incendios con hidroaviones no tripulados.

Las aeronaves serán controladas desde una red de comunicaciones no asistida. Este sistema anticipa la detección y agiliza las labores de extinción, mediante una flotilla con autonomía. Las empresas integradas en este consorcio aeronáutico y tecnológico cuentan con un presupuesto de dos millones de euros, con financiación del fondo europeo Feder.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad