Manuel Añón en la puesta de largo de Siderúrgica Latinoamericana (Silat) en Brasil

Manuel Añón vuelve a casa: sus negocios en España disparan beneficios

El dueño de Hierros Añón convierte Comercial de Laminados, empresa en pérdidas que compró en 2017, en una de las más rentables del grupo

En la actualidad, los negocios estatales de Manuel Añón, el dueño de Hierros Añón, crecen. No ocurre lo mismo con los que se encuentran en el extranjero. De hecho, de las distintas empresas propiedad del de A Laracha, aquellas que presentan pérdidas más abultadas son las que se sitúan en territorio extranjero. La Siderúrgica Latino-Americana (Silat), que acaba de vender unos 100 millones de euros, y la factoría francesa, Sas Laminoir del Landes. La primera acabó 2018 con unas pérdidas de 2,7 millones de euros; la segunda, con números rojos de 5,5 millones. Pero la situación de los negocios del empresario gallego cambia dentro del territorio español. Aquí, las sociedades que hace años presentaban pérdidas, ahora están al alza. El caso más significativo es el de Comercial de Laminados, que ha cerrado el pasado año con unos beneficios de 3,5 millones de euros (2,5 millones en 2017).

El grupo Añón adquirió esta empresa, la división española del grupo germano Kloeckner, en 2017. Con una red de 24 delegaciones y dos centros productivos, tras su compra inyectó 32 millones de euros para sanear el grupo adquirido. Y, de las pérdidas, pasó a ser una de las empresas que más beneficios aporta al grupo Añón. El pasado año, y según las cuentas depositadas ante el Registro Mercantil, Comercial de Laminados incrementó su facturación en un 44%, hasta los 173,5 millones de euros. El resultado de explotación se elevó desde los 2,8 hasta los 4,2 millones de euros y la previsión, a finales del pasado año, era seguir creciendo.

Crecimiento de dos dígitos

“La previsiones del consumo en España es de un crecimiento moderado, sin embargo, las nuestras y gracias a la estrategia de recuperación de mercado y las inversiones del grupo, serán muy superiores”, apuntaba la empresa ya en su memoria, en la que indicaba que Comercial de Laminados “seguirá creciendo porcentualmente al ritmo de dos cifras”.

A través de esta sociedad, el pasado año invirtió 1,6 millones de euros para hacerse con la práctica totalidad de Hierros del Turia, sociedad que acabó el año con un resultado de explotación de 1,1 millones de euros. Las participadas Perfiles de Aragón y Cortichapa Ibérica también sumaron resultados por valor de 1,8 millones en ambos casos.

Los negocios gallegos

En Galicia, y dentro el grupo Añón, también destacan las cifras de Obras Guacal, situada en Carballo y dedicada al sector inmobiliario. Con una participación indirecta del 49%, cerró el ejercicio con 2,7 millones de beneficio, frente a las pérdidas de 2,9 millones acuñadas un año antes. Otra de sus sociedades históricas, Gallega de Mallas, actualmente también ubicada en Carballo, mantuvo sus números, al ganar 845.000 euros el pasado, frente a los 1,1 millones de ganancia de 2017.

 

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad