Manuel Añón pone a punto su siderúrgica brasileña, que crea empleo en Galicia

stop

Por el proyecto, que arrancará de forma “inminente”, pasarán cerca de un centenar de trabajadores procedentes de España a lo largo de las distintas fases

La planta siderúrgica de Hierros Añón en Brasil en una fase inicial de su construcción

07 de abril de 2014 (01:31 CET)

El proyecto de Manuel Añón en Brasil está a punto de comenzar a caminar. El empresario larachés dueño de Hierros Añón invertirá cerca de 200 millones de euros en una planta siderúrgica situada en el estado de Ceará, al norte del país. El primer módulo de la denominada Siderúrgica Latino Americana (Silat) comenzará a trabajar “de forma inminente”. Se trata de una fábrica de mallas, cuya maquinaria ya se está probando para ponerla a punto.

Se prevé además que antes de final de año se concluya la puesta en marcha de la primera fase de la siderúrgica, al dejar lista la factoría de laminación. Fuentes cercanas a la compañía explicaban que puede haber algún leve retraso este verano debido a los días de parada de actividad derivados de la celebración del Mundial del Fútbol. (Los días en que juega la selección brasileira son festivos). Sea como fuere, la planta de laminación comenzará a trabajar este 2014.

Acería

La segunda parte del proyecto siderúrgico de Añón se completará con la puesta en marcha de la acería, con la que no será necesario comprar la materia prima a un tercero. En la actualidad ya se trabaja en el proyecto técnico.

La agencia de fomento económico de Ceará, Adece, posee una participación del 10% en la compañía impulsada por el empresario gallego. A finales de 2012, tras un año de negociaciones, la sociedad firmó el contrato de financiación con el Banco do Nordeste do Brasil (BNB).

Cerca de 500 empleos

La siderúrgica de Añón en Brasil prevé la creación de unos 500 empleos, la mitad correspondiente a la primera fase del proyecto, y la otra mitad en la segunda. El proyecto del larachés también genera contrataciones en Galicia. Las previsiones son que sólo durante el proceso de puesta en marcha de la siderúrgica se empleen durante distintas fases cerca de un centenar de trabajadores procedentes de España.

Todavía está sin definir el número de empleados españoles que permanecerán en el proyecto en Brasil más allá de los que conformen la directiva de la compañía.

En 2007, Añón vendió al catalán Francisco Rubiralta el 100% de su siderúrgica en Galicia. El dueño de Celsa pagó 415 millones de euros por un paquete que no sólo comprendía la acería larachesa, sino también la Aciérie de l´Atlántique (ADA), ubicada en Bayona (Francia), y que había adquirido junto con Epifanio Campo tres años antes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad