Manuel Añón pierde 31 millones por el quebranto de su paquete en NCG

stop

Los números rojos del grupo empresarial rondarían sólo el millón de euros si no fuese por las minusvalías generadas por su participación en el banco

Añón, en el centro, en la presentación de su proyecto en Brasil

11 de febrero de 2014 (23:11 CET)

En diciembre de 2012, meses antes de que se activase el proceso de subasta de Novagalicia Banco, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) decidió acometer una operación acordeón en la firma. Todo el capital quedaría reducido a cero, y posteriormente se ampliaría, para sanear la entidad. Muchos importantes empresarios gallegos perdieron de un plumazo la inversión que habían hecho en la NCG a petición del entonces presidente, José María Castellano. Uno de los más afectados fue Manuel Añón, quien a través de su sociedad Hierros Añón tenía comprometidos 25 millones de euros.

El proceso está ahora en manos de la justicia, ya que varios de los empresarios afectados
, que en conjunto perdieron más de 70 millones de euros, decidieron ir contra el FROB y la propia entidad. Entre los litigantes se encuentra el propio Añón. No obstante, de momento, su inversión en Novagalicia ya ha hecho que en las últimas cuentas presentadas, las de 2012, su grupo empresarial registre unas pérdidas que se acercan a los 32 millones de euros. Si no fuera por el quebranto generado por su paquete en NCG, el resultado del grupo sería bien distinto.

Resultado de explotación


Según el informe de gestión del Grupo Hierros Añón, que engloba las principales negocios del empresario de A Laracha, tanto en España como en Brasil, el resultado de explotación de la compañía de ese ejercicio asciende a poco más de un millón de euros en negativo. “Si bien es cierto que junto con el resultado financiero derivado de la alta volatilidad de los activos financieros y la realización de la minusvalía generada por la participación en NCG Banco, y algún que otro ajuste de valor por deterioro, se produce un resultado después de impuestos de -31.978.166 euros”, indica.

En el citado informe, el grupo destaca que “tiene como notoria característica su elevada solvencia e importante liquidez”, con un patrimonio neto que ronda los 347,5 millones de euros, así como su bajo endeudamiento.

Inversión en Brasil


La firma indica que tanto en las participadas como en la matriz, Hierros Añón, “se siguen realizando análisis de diferentes proyectos de inversión, en aras de iniciar un proceso de valor añadido empresarial al grupo”. Uno de los más destacados es el plan de inversión industrial acometido en Brasil, que empezará a ver sus frutos en poco más de un mes.

Hace años que Manuel Añón decidió poner en marcha una siderúrgica en Brasil, teniendo en cuenta su amplia experiencia y los éxitos acumulados en el sector en España. Escogió el Estado de Ceará, en el norte del país. Según fuentes empresariales, a finales de marzo se prevé que esté lista la fábrica de mallas, mientras que a fin de año podría operar ya la planta de laminación.

El proyecto siderúrgico culminará con la construcción y puesta en marcha de la acería, con la que suministrará el material directamente a la planta de laminación sin necesidad de tener que comprarlo a terceros. La previsión es que las obras comiencen en 2017.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad