Luz verde a la liberalización de horarios comerciales criticada por el sector

stop

Los locales de menos de 300 metros podrán abrir todos los domingos y festivos

Marineda City, en A Coruña

24 de enero de 2013 (18:26 CET)

La Xunta tiene lista la nueva Ley de Comercio que aplicará la liberalización de los horarios comerciales impulsada por el Gobierno central y criticada ampliamente por la Federación Galega de Comercio.

El texto recoge que los locales comerciales gallegos con hasta 300 metros cuadrados de superficie útil para exposición y venta al público --frente a los 150 actuales-- tendrán plena libertad horaria, distinguiéndose así de establecimientos de superiores dimensiones, para los que se fijan un total de 10 domingos y festivos de apertura autorizada al año.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha defendido que la nueva norma, que será remitida este jueves al Parlamento, “atiende a las peculiaridades de Galicia” para garantizar el futuro del pequeño comercio. Se basa en que aplica el mínimo permitido por el Estado en el número de domingos y festivos que pueden abrir las grandes superficies --la ley estatal permite hasta 16 festivos--. "Estamos cumpliendo los compromisos que más benefician a la mayor parte de los trabajadores de este sector y que benefician a la consolidación de los cascos y de los barrios de las ciudades", concluyó Feijóo, tras enfatizar que la Xunta busca"el equilibrio" entre el pequeño y mediano comercio y las grandes superficies.

“No beneficia a nadie”

A pesar de las palabras de Núñez Feijóo, los comerciantes gallegos han criticado con dureza el proceso de liberalización del sector, tanto en lo relativo al periodo de rebajas como a los horarios de apertura. El presidente de la Federación Galega de Comercio lo advirtió a principios de este mes. “Creemos que es algo que no beneficia a nadie, ni a vendedores ni a consumidores”, aseveró José María Seijas.

El principal problema para el pequeño comercio es que no tiene margen de beneficio para aumentar el número de horas y los días de apertura. De manera que la medida podría suponer para los establecimientos un aumento de gastos, más que una posibilidad para lograr mayores ingresos.

Sanciones más duras a las grandes superficies

La norma, que suprime el requisito de abrir un máximo de 12 horas los domingos y festivos, introduce varias muestras de complicidad con el pequeño comercio, que sirvieron a Núñez Feijóo para ensalzar el compromiso de la Xunta con el sector. Además de aplicar el mínimo permitido por la ley estatal al número de autorizaciones para abrir los domingos y festivos de las grandes superficies, el texto también modifica las sanciones a los establecimientos.

Las multas por faltas leves "reducen su intensidad" --baja de un máximo de 60.000 euros a 1.500-- y las graves podrán alcanzar el millón de euros. "En la ley queda claro que la graduación de las sanciones se hará en función de la dimensión del comercio del que se trate" para “no perjudicar” al pequeño comercio y que "no se puedan ver en una situación imposible" en el supuesto de que reciban alguna de estas multas, concluyó Feijóo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad