Luz verde a la demanda contra la nueva cúpula de la patronal de Pontevedra

stop

El juzgado admite a trámite la denuncia de los empresarios que cuestionan la limpieza y legalidad de las elecciones

Luis Nóvoa y Jorge Cebreiros se estrechan la mano

en Vigo, 25 de abril de 2015 (02:49 CET)

Es una pieza clave en el equilibrio de fuerzas de la Confederación de Empresarios de Galicia y es una pieza en permanente tensión desde hace dos meses. La fractura provocada por los elecciones a la patronal de Pontevedra, que sentaron al presidente de Ineo, Jorge Cebreiros, en la zona de mandos, sigue su recorrido en los juzgados.

La demanda presentada por los apoyos del ex presidente, Luis Nóvoa, el candidato derrotado por tres votos, ha sido admitida a trámite en el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Vigo. En el bloque opositor de los demandantes están Asime, Atra, Aje-Vigo, Aceca, Asetranspo, Instalectra, Asextra, Cesce y Asociación-Industria Química. Todas ellas advierten irregularidades en el proceso que encumbró a Cebreiros, el candidato apoyado en la sombra por Alvariño.

La denuncia se centra en la delegación de una veintena de votos de manera dudosa o presuntamente irregular, que, debido al apretado resultado, decantarían la balanza hacia un lado o el otro.

¿Qué hay bajo la manta?

Los críticos, especialmente Asime y Atra, han sostenido desde hace semanas que en las elecciones se produjeron presiones a los empresarios para apoyar a Cebreiros y han apuntado al propio presidente de la CEG, Fernández Alvariño; al del Círculo de Empresarios, Javier Garrido; y al de la Cámara de Comercio, José García Costas, amigo personal del líder de la patronal.

Lo cierto es que aquel proceso había saltado incluso el ámbito puramente empresarial y unos y otros, con la voz baja, se acusaron de injerencias políticas. A favor de Cebreiros habrían intervenido altos cargos del Partido Popular y, a favor de Nóvoa, habría mediado la dirección de los socialistas vigueses, según fuentes empresariales. Pero todo aquello, por el momento, quedó en nada y el conflicto se dirimirá por la cuestión técnica de los votos delegados.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad