La Sala Pelícano, de Rodríguez Cebrián y sus socios, cierra su primer año de actividad con beneficios

El jefe de la Sala Pelícano: “Si no nos dejan abrir, que nos rescaten”

Luis Diz, gerente de la Pelícano y presidente de la asociación Galicia de Noite, pide ayudas para que los alquileres y los impuestos no causen más cierres

El empeoramiento de la crisis sanitaria por el Covid-19 agudiza las necesidad del sector del ocio nocturno gallego. Con todos los pubs y discotecas de la comunidad cerrados desde el pasado mes de agosto, Galicia de Noite, la principal asociación del sector, clama contra la "estigmatización" que, a su juicio, han sufrido en los últimos meses y reclama un plan de ayudas para evitar los cierres. 

"Si no nos dejan abrir, lo lógico es que se nos rescate", asegura Luis Diz, presidente de la asociación. El también socio de Juan Carlos Rodríguez Cebrián y gerente de la Sala Pelícano (la mayor discoteca de toda Galicia) pide medidas encaminadas en tres direcciones: ayudas para poder hacer frente a los pagos por alquileres, rebajas en la carga de impuestos que sufre el sector pese a que su facturación se ha evaporado como consecuencia del parón y facilidades para la devolución de líneas de credito como las contratadas a través del Instituto Oficial de Crédito (ICO).

Optar a las ayudas europeas

Hasta el momento, las únicas ayudas que ha recibido el ocio nocturno gallego han sido los cinco millones de euros procedentes de la Xunta, a los que se suman otros dos para el mantenimiento del empleo y unas líneas de crédito por valor de diez millones del Instituto Galego de Promoción Económica (Igape) y echa en falta que la Administración central haga lo propio. "Nos quedan meses muy duros. Se están quedando muchas empresas por el camino", advierte Luis Diz, que reclama al Gobierno central que eche mano de los fondos de reconstrucción europeos para evitar que el golpe al sector sea mayor.

"Representamos el 1,8% del PIB gallego porque a los pubs y discotecas hay que sumar otros sectores que giran en torno a él. Estamos hablando de proveedores, taxis, establecimientos de estética etc.", recalca el presidente de Galicia de Noite. Toda esta cadena de valor se encuentra en proceso de "hibernación", ya que los únicos establecimientos abiertos son aquellos que han solicitado el cambio de licencia para operar temporalmente como cafeterías, pero que apenas representan "alrededor de un 2% del total" y que ahora se verán afectados por las nuevas restricciones aprobadas por la Xunta este viernes.

El requisito clave para volver a abrir

De cara a su ansiada vuelta a la normalidad, desde la asociación Galicia de Noite aseguran que esta no se producirá hasta que se produzca un drástico recorte en la circulación del virus en Galicia. "Sanidade nos ha trasladado en las reuniones que mantenemos periódicamente que el principal requisito es que la incidencia acumulada sea menor a los 25 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días", explica Diz.

Estos niveles se encuentran todavía lejanos a los registrados en el conjunto de Galicia, en donde la ratio, pese a ser la cuarta más baja de todo el Estado, se sitúa en los 280,5 casos por cada 100.000 habitantes en las dos últimas semanas, lo que aleja la opción de una reapertura como la que fue interrumpida de manera abrupta este verano. "Si hubo locales que incumplieron, que fueron minoría, que se les sancione a ellos, pero que no se obligue a cerrar a todos. Estos es como si alguien se salta los límites de velocidad en la autopista y ya por ello deciden cerrarlas", lamenta Diz, que defiende que el sector de es los mejor preparados para garantizar la seguridad y las medidas de higiene y que fue el primero en pactar un protocolo de vuelta a la actividad con las autoridades sanitarias.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad