José González Fuentes, presidente de Luckia

Luckia: "Estamos trabajando 300 personas de una plantilla de 2.600"

El presidente de Luckia, José González, asegura que mantendrán los puestos de empleo, aunque no cree que la actividad pueda retomarse antes de junio

El impacto del coronavirus ha parado al sector del juego. El negocio tradicional de salones, casinos y locales de hostelería que alojan máquinas b ha bajado la persiana. Las apuestas deportivas carecen del respaldo de las principales competiciones y el juego online ha quedado como último refugio para que las empresas con plataforma continúen ingresando.

Luckia, el mayor grupo gallego del sector, continúa operando con aproximadamente entre un 15% y un 10% de la plantilla que tenía antes del estado de alarma. “De los 2.600 trabajadores, actualmente estaremos trabajando unos 300”, explica el presidente de la compañía, José González.

La antigua Egasa, que opera en España, Croacia, Portugal, Chile, Colombia y Perú, ha aplicado ERTEs y otras fórmulas similares en los distintos territorio para afrontar el frenazo económico provocado por la pandemia.

González lo resume en tres medidas. “Primero intentamos proteger los salarios, de manera que compramos ordenadores e implementamos el teletrabajo para toda la gente que podía trabajar desde casa, que no es mucha”, dice. Luckia adquirió como segunda medida el compromiso de “no desvincular a nadie” a causa de la crisis del Covid-19 y recuperar el volumen de empleo una vez superado. “Por último, tomamos medidas para asegurar la solvencia de la compañía”, remacha González.

Luckia mantiene la estrategia, pero cambia el ritmo

El grupo cerró su último ejercicio con una ligera mejora de ingresos sobre los 280 millones de 2018 y rebajó levemente el ebitda, que aquel ejercicio se situó en los 45,8 millones. El resultado plano se explica por los esfuerzos inversores para ultimar la plataforma tecnológica propia para el juego online que desarrolló Luckia. Sin los gastos extraordinarios, el ebitda se habría elevado “unos 5 millones más”, estima el presidente, que pasó la jornada del martes delante del ordenador, de videoconferencia en videoconferencia.

La crisis del coronavirus obligará a reformular la previsión de resultados y los objetivos para este 2020, si bien la estrategia no cambia y tiene como eje el desarrollo del juego online y la omnicanalidad con el refuerzo de las apuestas presenciales. “Estamos preparados para afrontar esta situación como cualquiera de las mejores compañías del sector en España”, asevera González.

La compra de cuatro casinos a Grupo Nervión en 2014, los desarrollos inmobiliarios en Chile y, finalmente, la implementación de una plataforma digital propia exigieron a Luckia un esfuerzo inversor en los últimos años. Sin embargo, el presidente no prevé problemas de liquidez pese al parón en el flujo de ingresos. “Hicimos una estimación de qué pasaría si no ingresáramos hasta final de año y aún así resistiríamos”, apunta.

Una salida lenta de la cuarentena

La previsión de González es que la actividad no “empiece a funcionar” hasta, al menos, junio y bajo la premisa de que la salida del confinamiento derivará en un arranque lento del sector. La transformación de la empresa desde la antigua Egasa hasta la globalizada Luckia ha dejado fortalezas que protegen al grupo de las veleidades del Covid-19.

Una de ellas es el peso del juego online, que alcanzó un 15% en la facturación del grupo, por encima de la mayoría de compañías que vienen del juego tradicional. Los ingresos en este canal se mantienen pero sin experimentar grandes repuntes a pesar del confinamiento, explica González.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad