Los vendedores de la ONCE deben facturar 5.500 euros al mes para ser "rentables"

stop

CCOO denuncia que la dirección de la empresa en Galicia aplica sanciones a los empleados que no llegan a ese mínimo

Sede de la ONCE en Madrid / E.P.

01 de junio de 2013 (03:07 CET)

La Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) no atraviesa su mejor momento. La crisis, el boom del juego on line y el impuesto del 20% sobre los premios superiores a los 2.500 euros los han dejado contra las cuerdas, según sus propios directivos. Los trabajadores se quejan de que esta situación también les repercute, a pesar de que se trata de una empresa sin ánimo de lucro.

El sindicato CCOO denuncia que la ONCE “está abriendo expedientes a los empleados que no califica como rentables”. En varias comunidades, estas sanciones derivaron directamente en despidos.

Faltas muy graves


Santiago Mallo, coordinador general de CCOO en la ONCE en Galicia, explica como desde el convenio colectivo firmado en 2000 los trabajadores cuentan con un sueldo fijo y unas comisiones que comienzan a cobrarse a partir de un mínimo marcado de venta.

“Este mes, el baremo está marcado en 5.500 euros. Si bajas de esa cantidad estás en situación de baja productividad, y puedes acabar sancionado con una falta muy grave de 30 días de empleo y sueldo”, explica.

Ayudas estatales


El sindicato cree que la situación no es de recibo en una empresa sin ánimo de lucro “que ha recibido tantas ayudas públicas”. “La última este año, el acuerdo con el Gobierno por el que la empresa no tendrá que pagar la seguridad social de sus empleados con discapacidad”, recuerdan.

Según Mallo, la cifra de los 5.500 euros no es sencilla de alcanzar, y menos en tiempos de crisis. Además, la ONCE no hace distinciones a respecto de la ubicación de los trabajadores o su grado de minusvalía. “No es lo mismo un puesto en un lugar muy concurrido que en otro por el que no pasa nadie, pero eso no lo contempla la dirección”, explica.

Más de 800 empleados en Galicia


No obstante, de momento, en Galicia no se han registrado despidos por esta circunstancia. La plantilla de la ONCE en la comunidad gallega cuenta con 810 empleados, de los que 750 son vendedores.

“Las ventas mínimas perjudican especialmente a los ciegos totales o personas de movilidad reducida, un 20% del total, que no pueden realizar una tarea de venta muy agresiva. Si esas personas quedan en la calle, ¿qué posibilidades tienen de ser recolocadas con esta crisis?”, se pregunta Mallo. 

Caída de ventas

En una reciente comparecencia en el Congreso, el secretario general del consejo de la ONCE, Rafael de Lorenzo, aseguró que la empresa pasó de facturar "2.400 a 1.915 millones el año pasado".

"La caída en el primer trimestre de 2013 está siendo del 7,5%, y si se circunscribe a aquellos productos afectados por premios de más de 2.500 euros, hablamos de un 9%", indicó.


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad