Manuel Rodríguez, presidente de Rodman

Los tribunales dejan a Rodman sin tres patrulleras de la Guardia Civil

El astillero vigués pierde el recurso en la Audiencia Nacional contra la adjudicación de tres patrulleras a Gondán, un contrato de 5 millones

Rodman Polyships, el astillero que fundó y preside Manuel Martínez, peleó en los tribunales por un contrato de 5 millones para proveer al servicio marítimo de la Guardia Civil de tres patrulleras, una de las embarcaciones más emblemáticas de la empresa viguesa.

Peleó, pero no ganó, ya que la Audiencia Nacional, en una sentencia del pasado 18 de septiembre, desestimó el recurso contencioso administrativo presentado por el astillero contra la adjudicación a su competidor Gondán.

El conflicto viene de lejos, pues el proceso de licitación se abrió en diciembre de 2017 y se resolvió en agosto del año pasado, cuando la Jefatura de Asuntos Económicos de la Guardia Civil formalizó la adjudicación al astillero asturiano al haber obtenido la mayor puntuación.

Comenzó entonces la batalla de Rodman, que primero recurrió ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales y luego tomó el camino de los tribunales al ver rechazados sus argumentos.

Rodman y Gondán: doble batalla por las patrulleras

Ni es la primera batalla entre los dos astilleros ni es una cuestión baladí el historial de enfrentamientos para entender los motivos de Rodman al pedir la exclusión de Gondán del concurso público. La empresa de Manuel Martínez alegó que su rival incumplía los criterios de solvencia técnica al no haber respetado los requisitos establecidos en los pliegos.

Estos exigían acreditar el suministro de “una embarcación similar” a las demandadas por la Guardia Civil “en los últimos cinco años”. Gondán presentó las patrulleras Río Belelle y Río Agueda, que realizó también para los servicios marítimos de la Benemérita en Cádiz y Algeciras tras vencer en un anterior concurso a Rodman.

RIO BELELLE RIO AGUEDA V0H0056 1 1024x687

Una de las dos patrulleras gemelas, Río Belelle y Río Águeda, que Gondán construyó para la Guardia Civil

Lo curioso del caso es que la Audiencia Nacional y el Supremo habían anulado aquella adjudicación cuando el contrato ya estaba consumado. Es decir, Gondán acreditó su solvencia técnica con dos patrulleras que, según los tribunales, debió construir Rodman. Sin embargo, cuando llegó a esta resolución, ya las había ensamblado el grupo asturiano.

La Audiencia Nacional rechaza el fraude de ley que reclamaba Rodman

El equipo de Manuel Martínez alegó que no podían tenerse en cuenta como válidas pues se incurre en un fraude de ley ya que, a efectos jurídicos, las patrulleras deben considerarse como “inexistentes”. La Sala, sin embargo, atiende a las razones de Gondán, quien argumentó que, al no estar suspendido, el proceso de contratación anterior causó “todos sus efectos”.

La Audiencia Nacional reprocha a Rodman que “pretenda trasladar al presente procedimiento cuestiones que debieron suscitarse” en el anterior. “Invoca una serie de consecuencias que extrae del fallo de dicha sentencia y que, sin embargo, no planteó en sede de ejecución de la misma, cuando, además, tuvo plena oportunidad de verificarlo”, concluye.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad