Los tribunales condenan a Megasa por tapar información de sus subcontratas

stop

El TSXG rechaza el recurso de la siderúrgica y la obliga a dar cuenta a los sindicatos de los servicios subcontratados y establecer medidas de coordinación en el centro de trabajo

Imagen de archivo de una protesta de trabajadores de Megasa Siderúrgica | EFE

en A Coruña, 20 de abril de 2015 (05:40 CET)

Otra prueba de que la relación entre trabajadores y dirección de Megasa no es idílica, aunque se hable poco de ella. El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia ha tumbado el recurso de la empresa de la familia Freire contra el conflicto colectivo planteado por el comité de empresa, dominado íntegramente por UGT. Los representantes de los trabajadores se quejaban de los cientos de personas que llegaban al año a las instalaciones de Narón para trabajar en los distintos servicios subcontratados de la compañía.

No estaba el sindicato en contra de las subcontratas, pero reclamaba información para evitar el desorden en la fábrica y casos de cesión irregular de trabajadores, personal externo que realizaba las tareas subcontratadas, y que también fue denunciado ante los tribunales. Así que, el comité de empresa se acogió al artículo 42.4 del Estatuto de los Trabajadores y se plantó ante la inspección de trabajo.

Obligaciones

Una sentencia reciente del TSXG rechaza el recurso de suplicación presentado por Megasa Siderúrgica contra el fallo favorable a los trabajadores del Juzgado de lo Social número 1 de Ferrol. Ratifica, por tanto, la resolución que obliga a la compañía a informar a los representantes de los trabajadores cuando concierte un contrato de prestación de obras y servicios.

En concreto, tiene que explicitar el nombre o razón social, domicilio o número de identificación fiscal de la empresa contratista o subcontratista; el objeto y duración de la contrata; el lugar de ejecución de la contrata; en su caso, el número de trabajadores que serán ocupados en el centro de trabajo principal y las medidas previstas para la coordinación de actividades desde el punto de vista de la prevención de riesgos laborales.

Además, establecía el magistrado, cuando las empresas principal, contratista o subcontratista compartan de forma continuada un mismo centro de trabajo, la primera deberá disponer de un libro registro en el que se refleje la información anterior respecto de todas las empresas citadas.

Un turno menos tras las salidas

Megasa, que presentó a comienzos de año un ERE para 47 trabjaadores que, finalmente, se sustituyó por 39 prejubilaciones, ha bajado el ritmo de producción. La plantilla trabajo a dos turnos, en lugar de los tres anteriores. Durante la negociación de los despidos, la dirección informó de la necesidad de suprimir en torno a 200.000 toneladas anuales en la fábrica por tratarse de producto no rentable.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad