Los trabajadores llevan a Megasa a los tribunales por ocultar información sobre subcontratas y cesión irregular de empleados

stop

El comité de empresa también denuncia el incumplimiento del convenio colectivo y lamenta las "difíciles relaciones laborales" en la factoría de Narón

Imagen de archivo de una protesta de los trabajadores de Megasa

A Coruña, 15 de diciembre de 2014 (02:26 CET)

El pulso que mantienen en las últimas semanas el comité de empresa y la dirección de Megasa para acordar el inicio de las negociaciones de un ERE en la factoría de Narón es solo un pálido reflejo de las "difíciles" relaciones laborales de la fábrica, una situación que pocas veces ha trascendido debido a la épica discreción con la que la familia Freire gestiona su siderúrgica. Agitado ahora el centro por el temor de un despido para parte de la plantilla, UGT, que copa a todos los delegados del comité, ha recordado que en los últimos años se han repetido los conflictos con Megasa.

De hecho, la pasada semana, mientras el sindicato solicitaba la mediación de la delegación de Traballo para acordar el punto de reunión en la negociación del ERE, sus delegados se personaban en el juzgado de instrucción número 2 de Ferrol para solicitar la ejecución de una sentencia contra Megasa por ocultar información. En concreto, el juez obliga a la empresa a transmitir detalles sobre la subcontratación de determinados servicios. Los representantes exigieron conocer la llegada de trabajadores externos a la planta, el número, las horas de entrada y salida y sus funciones, apoyándose en el Estatuto de los Trabajadores.

Cesión irregular de trabajadores

El conflicto viene de lejos y esta última vuelta de tuerca responde, según explica el presidente del comité de empresa, Carlos Bascoy, al incumplimiento del fallo judicial por parte de la compañía y, por tanto, de "sus obligaciones de información". "A la planta llegaron decenas de empresas y centenares de trabajadores, sin que tuviésemos constancia de nada", lamenta el sindicalista.

El caso no parece afectar más que a la propia organización del trabajo en la fábrica, pero ha derivado en otros dos procesos, también dirimidos en instancias judiciales. El sindicato denunció en este caso la cesión irregular de trabajadores, personal procedente de una empresa externa que se encontraba en la planta y que realizaba tareas que no eran propias de la subcontrata. Los fallos judiciales favorecieron, en este caso, en una ocasión a UGT y en otra a la empresa.

Convenio colectivo

Por último, el comité de empresa también llevó a la autoridad laboral lo que considera un incumplimiento del convenio colectivo por parte de la compañía. En este caso, hace referencia a las medidas de flexibilidad introducidas por la dirección para mover a trabajadores de puesto y cambiar turnos. Estas situaciones, según explica el sindicato, se pactaron para ser ejecutadas excepcionalmente, una vez por semestre, pero se han convertido en costumbre. De ahí, la denuncia.

Esto son los precedentes de la reunión prevista para este lunes, en la que ambas partes negociarán el despido de parte de la plantilla de Megasa sin que, por ahora, la compañía haya transmitido los motivos, que podrían estar asociados, como en el caso de Alcoa, a la subasta eléctrica. Traballo, el mediador, ha propuesto que el encuentro se produzca en la sede del Consello Galego de Relacións Laborais, en Santiago. El comité de empresa, que prefería verse las caras con la dirección en la propia factoría, como se ha hecho siempre, está dispuesto a acudir a la cita después de negarse hasta en dos ocasiones a desplazarse al hotel Ática de A Coruña, la primera propuesta de la empresa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad