Los trabajadores de Renfe, en pie de guerra

stop

HUELGA GENERAL

Uno de los trenes de Renfe

21 de septiembre de 2011 (19:06 CET)

El “Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes” que Renfe presentó en noviembre del 2010 cuenta con el rechazo de los trabajadores, sobre todo en lo que se refiere a la segregación del área de mercancías.

Las consecuencias de las nuevas medidas que se han llevado a cabo no se han hecho esperar. La compañía ferroviaria ha solicitado a 83 trabajadores del sector comercial abandonar su empleo como consecuencia de la nueva gestión que ha pasado a manos de cuatro filiales del grupo empresarial.

Ante esta decisión, el sindicato CCOO ha decidido convocar una huelga de trenes para los próximos 26 y 29 de septiembre que, aunque garantiza un servicio mínimo de tráfico ferroviario, dejará a los usuarios sin el 25% de asistencia general.

Esta es la vía en que los empleados de la red de transporte manifiestan su desacuerdo ante los primeros despidos de la compañía. Decisión que "pone en peligro un total de 1.400 puestos de trabajo cuando el negocio pase a operadores privados en un corto periodo de tiempo”, según ha subrayado a Economía Digital el portavoz de CCOO, Cristóbal Cobo.

A pesar de que los trabajadores que se han visto afectados con los recortes de Renfe pertenecen al área comercial, CCOO considera este primer paso como el comienzo de una estrategia que arrastrará en el camino a los empleados de mantenimiento y a los maquinistas.

Por ello, el sindicato insiste en la necesidad de movilizarse antes de que se cumplan las previsiones y critica que Renfe “no ha ofrecido ninguna garantía a los trabajadores para volver de nuevo a ocupar sus puestos”.

Servicio mínimo de trayectos

El paro de dos días que se producirá a finales de mes establece un servicio mínimo de trenes del 75% a nivel nacional. En Catalunya, la asistencia pactada con la Generalitat será del 66% en el servicio de cercanías, lo que supone para los usuarios de esta línea reducir la llegada de ferrocarriles a “uno de cada tres” del total que circulan en condiciones normales.

En busca de un acuerdo que evite la huelga

Fuentes cercanas a Renfe aseguran que, ante la noticia de la huelga de los trabajadores, "se está trabajando para evitar que se produzca el paro”. Para ello, la compañía ferroviaria permanece en contacto con el sindicato que ha convocado la huelga para llegar a un consenso con los trabajadores que no rompa la regularidad de los viajes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad