Los trabajadores de PSA en Vigo tienen la mirada puesta en Turquía

stop

Después del verano comenzarán a comercializarse los nuevos modelos hechos en Vigo para mercados emergentes. Algunos sostienen que habrá rebaja de la producción encargada pero todos esperan que traiga aire fresco a un sector en crisis

Concesionario de Peugeot

04 de junio de 2012 (21:18 CET)

Hace casi dos meses que el grupo PSA Peugeot Citroën permitió la entrada en su accionariado de General Motors con un porcentaje del 7%. Ambas multinacionales anunciaron una alianza estratégica a nivel mundial que tiene en vilo a los trabajadores de la planta de PSA en Vigo. Creen que la sobrecapacidad y la caída de las ventas en Europa pueden derivarse en nuevos ajustes de plantilla. Esa situación hace que los empleados busquen un soplo de aire fresco. Creen que llegará tras el verano.

Su esperanza está en los modelos producidos por la factoría viguesa que tras el verano comezarán a comercializarse: los nuevos M3 (para la versión Peugeot) y en M4 (Citroën) destinados a mercados en crecimiento, como es el caso de Turquía. Los empleados tienen sus esperanzas puestas en ellos aunque ya hay quien cree que la producción comprometida para llevar a cabo se verá reducida.

Dudas sobre las 150.000 unidades

“Estamos en fase de desarrollo del denominado Peugeot 301. A la vuelta del verano esperamos una mejora en los horarios de producción. Este modelo principalmente está destinado a los países llamados emergentes, pero creemos que la previsión de 150.000 unidades anuales puede verse un tanto rebajada porque las espectativas ya no son las que eran en estos mercados hace unos meses”, comenta Pedro Comesaña, de Comisiones Obreras.

Henrique Pérez, de la CIG, manifiesta su esperanza por estos modelos que, a pesar de estar destinados a un mercado medio y bajo, “mantienen una línea muy bonita, de tipo medio, por lo que creemos que pueden triunfar”.

Además, está previsto que en el mes de octubre entren en línea las primeras unidades del monovolumen B78.

Junio complicado

Así, en PSA tienen sus esperanzas aparcadas a la vuelta del verano. De momento, junio se presenta complicado. La dirección de Balaídos ya comunicó hace unas semanas que para este mes que se inicia hay prevista una bajada de pedidos de unos 4.700 vehículos, lo que obligará a detener la actividad de la planta siete días durante ese mes.

Además, acabado el mes se procederá a la no renovación de 100 empleados con contratos eventuales debido a la bajada de cadencia en la producción del C4 Picasso.

Las crisis de las auxiliares

Los empleados de la factoría francesa esperan que los mercados emergentes traigan un soplo de aire fresco a la vuelta de los meses estivales después de la sangría que llavan años experimentando. “Este año, teniendo en cuenta a los cien que marcharán en junio, se habrán ido entre 150 y 200 compañeros”, comenta Comesaña, quien recuerda como menguó la plantilla con el comienzo de la crisis.

“En 2008 éramos 9.500 empleados, ahora unos 6.500. La cosa no está bien ya que, el mercado europeo no se levanta”, comenta, a la vez que recuerda que cuando PSA estornuda, las empresas auxiliares de Vigo cogen un resfriado.

“Siempre se calcula que cada puesto de trabajo en Vigo equivale a tres en las auxiliares”, dice.

Reunión con Ceaga

La CIG por su parte ya he pedido una reunión con el Cluster de Empresas de la Automoción en Galicia (Ceaga) para analizar la situación del sector. “Queremos conocer el alcance que tendrá para las firmas de componentes los últimos acuerdos con General Motors, entre los que figura la posibilidad de compartir proveedores”, apuntan. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad