Los socios del nuevo hospital de Vigo aportarán más fondos ante la falta de crédito

stop

También deciden recomprar las acciones de Ocasa, que forma parte de la UTE, tras la suspensión de pagos de la firma ourensana

La conselleira de Sanidade visita las obras del Hospital de Vigo en una foto de archivo / EFE

30 de mayo de 2013 (21:08 CET)

A grandes males, pequeños remedios. Los socios de la UTE concesionaria del nuevo hospital de Vigo han aprobado un plan financiero alternativo ante los problemas para ejecutar la obra. De hecho, el consejo de administración de la firma Sociedade Concesionaria Novo Hospital de Vigo, en el que se sientan compañías como Acciona y Puentes y Calzadas, y que está presidido por Santiago Pérez, ha acordado convocar una junta general de accionistas para el próximo uno de julio en la que se abordará de forma casi monográfica la situación financiera del proyecto, así como la recompra de acciones a uno de los socios minoritarios, Ocasa, actualmente en suspensión de pagos.

La UTE constructora del nuevo hospital, que será concesionado, y las entidades crediticias negocian hace meses un acuerdo marco de financiación para el 42% de los 375 millones de euros en los que está valorada la actuación solo en cuanto a levantar el complejo. El contrato suma 1.300 millones de euros para proyectar, financiar, construir y explotar los servicios del nuevo hospital de Vigo.

Riesgo con los plazos

El propio Sergas reconoce que la financiación debería haber estado cerrada hace prácticamente un año. Sin embargo, los plazos de ejecución amenazan con no cumplirse. Desde un inicio, la Consellería de Sanidade fijó para finales de este año la conclusión de los trabajos y en el primer semestre de 2014, la puesta en marcha del complejo.

El consejo de administración de la compañía convoca la junta con varios puntos clave en el orden del día. Entre ellos “la toma de conocimiento acerca de la puesta en mora de un accionista y adopción, en su caso, de acuerdos relativos a la compra de las acciones titularidad del mismo”, en alusión al concurso de acreedores de Ocasa, presentado el pasado mes de diciembre. Ocasa tiene un 10% de la concesionaria, mientras que el resto del capital se reparte entre Acciona (39%), Puentes y Calzadas (21%), Concessia Gestión de Infraestructuras y Altair Ingeniería, que se reparten cada una un 15% restante. Ese 10% de Ocasa es lo que recomprarán sus socios.

Inyección de los socios

El presidente de la firma, Santiago Pérez, que se integra en Puentes y Calzadas, propone además otras vías de financiación, al margen de la bancaria. Así, otro de los puntos incorporados al orden del día es el “análisis de la situación financiera y, en su caso, adopción de acuerdo relativo a la aportación adicional de fondos por parte de los accionistas”. Es de suponer que también serán vía créditos, pero a través de una aportación directa por parte de los socios. Pérez también presentará un informe a la junta sobre el proceso de financiación de la sociedad.

A mediados del año pasado, la Sociedade Concesionaria Novo Hospital de Vigo acordó un desembolso de dividendos pasivos de 3,9 millones de euros, que se correspondían con el capital no desembolsado en el momento de la suscripción de la acciones de la compañía por parte de los socios. Para el desembolso de aportaciones no dinerarias, el plazo legal no puede exceder de cinco años, y por analogía se establece un plazo similar para las aportaciones dinerarias.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad