Los socios de la Fábrica de Armas reforzaron su proyecto para ganar el concurso sin poner dinero

stop

Hércules de Armamento SL acometió en mayo una ampliación de capital, hasta los 610.000 euros, a través de la compensación de créditos contraídos con filiales del grupo con escasa actividad y dimensiones

Foto de archivo de una marcha contra el cierre de la Fábrica de Armas | EFE

28 de septiembre de 2014 (23:52 CET)

El pasado 12 de mayo fue un día muy especial para Hércules de Armamento SL, la polémica firma que tiene en su mano la preadjudicación de la coruñesa Fábrica de Armas por parte del Ministerio de Defensa, que es previsible que se consume esta misma semana. Esa jornada, la firma de Ramón Mejuto Lorenzo y Javier Gómez Rey celebró una junta general para abordar una ampliación de capital, hasta los 610.000 euros, con el objetivo de reforzar su oferta para optar a la Fábrica de Armas. Del total, solo 100.000 euros se desembolsaron en metálico. El resto, a través de compensaciones de créditos supuestamente contraídos por Hércules de Armamento con otras filiales del grupo.

De acuerdo con los datos depositados por Hércules de Armamento en el Registro Mercantil de A Coruña, a los que ha tenido acceso Economía Digital, la ampliación de capital se formalizó, sobre el papel, por importe de 607.00 euros, mediante la creación de 607.000 participaciones de un euro de valor nominal cada una. Juan José Gómez Rey, uno de los socios, renunció a su derecho de suscripción preferente, y el grupo activó gran parte de la operación mediante compensación de créditos contraídos por Hércules de Armamento en sus cinco meses de vida (fue constituida en diciembre de 2013) con compañías participadas por ambos socios y sus mujeres.

Cruce de aportaciones

Según esos mismo datos del Registro Mercantil, Couto & Arévalo Import Export SL, controlada por la mujer de Ramón Mejuto Lorenzo, compensó créditos que tenía con Hércules de Armamento SL por importe de 225.000 euros. Businessnear SL, firma de Juan José Gómez Rey, otro de los socios, también compensó créditos con la empresa que se ha llevado el concurso de la Fábrica de Armas, en este caso por un total de 257.000 euros.

En la junta general de accionistas de Hércules de Armamento, según la misma fuente, solo Mejuto Lorenzo decidió poner dinero, aunque acudió a la ampliación por dos vías. De un lado, suscribió, mediante una aportación dineraria, 100.000 euros "que desembolsará en metálico", dice la anotación en el registro. Por otro lado, Mejuto también compensó créditos, en este caso es de suponer que personales, que había concedido a Hércules de Armamento, por una cuantía de 25.000 euros.

Solo una parte en metálico

Los socios incorporaron a la escritura, según recoge el Registro Mercantil, "el informe del órgano de administración sobre la realidad de los créditos", dicen, "que se compensan con parte del aumento del capital, siendo los mismos líquidos, vencidos y exigibles". Sin embargo, tal documentación no figura en el registro. Para la acreditación de la parte suscrita en metálico, es decir, 100.000 euros, los socios aportaron un certificado del ingreso realizado en el Banco de Santander. En resumen, del total de 607.000 euros de capital ampliado, los socios inyectaron en metálico en Hércules de Armamento esos 100.000 euros. El resto, créditos que la propia sociedad, con cinco meses de actividad, tenía contraídos con otras filiales, como Couto & Arévalo o Busnissnear.

Couto & Arévalo, controlada por la mujer de Ramón Mejuto Lorenzo, no ha presentado cuentas al registro desde 2010, y ese año su facturación se situó en 12.694 euros, según consta en las anotaciones y balances. La firma presenta pérdidas. Businessnear fue constituida en mayo del año pasado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad