Los socios de Jacinto Rey controlan parte del Grupo San José desde Luxemburgo

stop

Las tres hermanas Sánchez Ávalos, herederas del fundador, declaran un 21% del capital de la constructora y más de un 5% a través de la polémica plaza "off shore" europea

Jacinto Rey Laredo, vicepresidente de San José

en A Coruña, 24 de marzo de 2016 (02:43 CET)

La propiedad del Grupo San José, la primera constructora gallega, se reparte entre Pontevedra y Luxemburgo, pasando por la Bolsa de Madrid. Las tres hermanas Sánchez Ávalos, hijas del fundador, y socias estables de Jacinto Rey en el capital de la compañía, controlan un 21,05% del grupo. De este pellizco, el 5,4% está domiciliado en Luxemburgo, a través de la firma Caroval Holdings SA. 

El presidente de la constructora, Jacinto Rey, controla directamente un 48,3% del capital, y convive en el consejo con un representante de dos de las tres hijas del fundador, José María Sánchez Rivas. Se trata del consejero dominical Enrique Martín Rey, que cuida de los intereses de María José, titular del 5,4% domiciliado en Luxemburgo, y de Julia Sánchez Ávalos, que posee el 7,83% de grupo. La tercera hermana, María Virtudes, responde por otro 7,82% del capital, según recoge el informe de gobierno corporativo de la compañía correspondiente a 2015. 

De Curaçao a Luxemburgo

Las tres hermanas son hijas de Sánchez Rivas y de Julia Ávalos Pérez, que fallecieron, respectivamente, en 1991 y en 2011. Sánchez Rivas fue el fundador del grupo, y su viuda, junto a su hija María José, declaraba algo más del 15% del capital cuando en 2006 San José lanzó la opa sobre la inmobiliaria vallisoletana Parquesol. 

La participación del 5,4% a través de Caroval Holdings, la sociedad de Luxemburgo, data precisamente de esa etapa, ya que la compañía fue fundada en mayo de dicho año en el número 151 de la Avenue de la Faiencerie. Hasta entonces, parte del capital de San José en manos de los Sánchez Ávalos estaba controlado desde Curacao, una de las tres Antillas Holandesas, un paraíso fiscal en toda regla. 

Luxemburgo es uno de los principales centros financieros con una capitalización bursátil superior a la de las Islas Caimán, Singapur o Hong Kong. Sin embargo, en la actualidad no está considerado un paraíso fiscal propiamente dicho ni por  la OCDE ni por la legislación española. Desde Luxemburgo operan más de 1.200 fondos de pensiones o de inversión y cuenta con más de 10.000 holdings y grupos de empresas domiciliados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad