Los ricos gallegos montan su propio mercado inmobiliario

stop

Agentes del sector colocan los pisos emblemáticos en un circuito apenas publicitado

Calle Real, en el centro de A Coruña

10 de diciembre de 2012 (21:37 CET)

El mercado de la vivienda de lujo nunca ha sido grande dentro de la ciudades gallegas, precisamente porque no hay stock suficiente. Sin embargo, sí que existe un mercado secundario caracterizado por la discreción en el que las familias empresariales gallegas sacan a la venta sus inmuebles en las principales calles de las urbes de la comunidad. La crisis también las obliga a vender.

Según numerosas inmobiliarias consultadas, a pesar de la crisis y la caída de las ventas derivado de la falta de crédito, una vivienda en alguna de las principales calles de las grandes ciudades sigue teniendo la venta asegurada. En Vigo, zonas como Plaza de Compostela, Montero Ríos o Marqués de Valladares siguen siendo muy apetecibles, igual que en A Coruña un inmueble en la Dársena o en los Cantones, o en Ourense en la calle Progreso. “Lo que se sigue vendiendo, a pesar de la crisis son los pisos emblemáticos, de aquellas zonas en los que ya no se puede construir más. Estos pisos no son muchos, por eso siguen teniendo mercado”, comentan profesionales del sector inmobiliario.

Sin publicidad

Pero, ¿de dónde salen estos pisos? Los expertos en el sector consultados por Economía Digital lo tienen claro. La crisis también ha afectado a las familias pudientes de la geografía gallega, “muchas de ellas muy conocidas”, que optan por sacar algunas de sus propiedades a la venta.

“Pero se trata de un mercado secundario. No sale en las páginas webs, ni los medios se suelen enterar. Tampoco se le ofrece a todo el mundo. Prima la discreción”, explican. ¿Nombres? “No se dan. A esta gente no le gusta que se sepa que pasan por apuros”.

El perfil del vendedor

A pesar de la cautela, desde el sector hacen un perfil claro del vendedor de estas viviendas de lujo. “Suelen ser sobre todo empresarios. En muchas ocasiones se trata de los hijos de los dueños de muchas empresas, que están comenzando con procesos de sucesión”, indican. "Muchos necesitan liquidez, otros están apretados y no pueden sostener los costes de estos inmuebles, que pueden tener una comunidad que sobrepasen los 250 o 300 euros al mes".

Pero como todo, las viviendas de lujo también están sujetas a las exigencias del mercado. En este tipo de liga inmobiliaria también se juega al regate. Así, un agente inmobiliario que prefiere mantener el anonimato comenta como no hace mucho acabó vendiendo a un empresario de Vigo la vivienda de un profesional “de cierto renombre en Santiago” por casi la mitad del valor inicial de partida. “El precio de la vivienda de lujo no ha caído excesivamente, pero a la hora de sacar al mercado un piso de estas características también se juega mucho con la necesidad de liquidez que tenga el vendedor”, comenta el trabajador de una inmobiliaria en A Coruña.

Numerosos blogs relacionadas con la construcción y la vivienda ratifican la teoría del mercado secundario del lujo. Las viviendas denominadas de alto standing siguen teniendo salida, pero incluso dentro de este sector las de segunda mano son mucho más reclamadas que las de obra nueva. Un reciente estudio de la consultora Knight Frank indica que el mercado de la vivienda de lujo se sigue manteniendo en España debido al menor retroceso de los precios que, en líneas generales, no llega al 4%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad