Los recortes de Soria paralizan los proyectos eólicos de Feijóo

stop

Pasados cuatro meses desde la amonestación a Estela Eólica, nada se sabe del futuro de los 180 megavatios en sus manos

Parque eólico de Iberdrola en EEUU

13 de febrero de 2013 (00:33 CET)

El eólico gallego se muere o, por lo menos, eso es lo que aseguran el sector. La Asociación Eólica de Galicia (EGA) critica con dureza los últimos recortes estatales que ponen en jaque incluso a los parques ya construidos. Aseguran que las empresas que gestionan el viento gallego perderán el 40% de sus ingresos. Las nuevas medidas del ministro José Manuel Soria afectan también, de forma indirecta, a la propia administración gallega, que ve como los proyectos eólicos pendientes se atascan.

Uno en concreto, el de Estela Eólica, parece condenado a no arrancar. Esta sociedad fue una de las grandes sorpresas del último reparto eólico concedido por la Xunta de Galicia en 2010. Consiguió más de 180 megavatios frente a proyectos como el de Jacinto Rey, dueño del Grupo San José, que se quedó con 29 de los 391 solicitados o el de Manuel Jove, que solo consiguió 48.

La empresa expedientada

Pero Estela Eólica aparejó la consecución de megavatios a la construcción de un proyecto empresarial: una incineradora en el sur de Galicia que nunca se llevó a cabo.

Debido a los retrasos en el proyecto, que quedó descartado, la Xunta abrió un expediente a Estela Eólica en septiembre del pasado año. La empresa tenía un plazo de tres meses para presentar alegaciones o un proyecto nuevo. El Gobierno autonómico concedió otros tres meses para retirarle la concesión si no llegaba a un acuerdo.

Sin proyecto alternativo


Pasados ya cuatro meses, fuentes de la burgalesa Gecal, accionista mayoritario de Estela Eólica, informan de que poco o nada ha cambiado. Aseguran no haber recibido contestación por parte de la Xunta a sus alegaciones y, de momento, ni hablar de un nuevo proyecto empresarial. “Hay comunicación con la Xunta pero todos estamos pendientes de lo que ocurra en el Ministerio”, aseguran.

Paralización de las inversiones

La sensación de aplazamiento que transmite el proyecto de Estela Eólica se puede aplicar a todo el sector eólico gallego. Aunque la Xunta insistió en los últimos meses en que la tramitación de instalaciones seguía a buen ritmo, los promotores han ido perdiendo las ganas de invertir a medida que aumentaba la presión fiscal y disminuían sus ingresos.

Desde EGA ya han advertido que la política energética del Ministerio de Industria “desincentiva cualquier futuro interés inversor del sector”. Al mismo tiempo, reconocían que las últimas reformas aprobadas reducirán un 40% los ingresos de las empresas.

¿En manos de los bancos?

Por este motivo, los parques instalados corren serio peligro de no obtener los ingresos necesarios para hacer frente a sus inversiones, es decir, a los créditos bancarios que solicitaron para implementar los proyectos.

"Al añadirse el recorte adicional hoy, será prácticamente imposible que los promotores eólicos puedan atender el pago de su deuda, por lo que muchos parques pueden acabar en manos de las entidades financieras", advirtió el secretario de EGA, Íñigo Muniozguren.

Frente común

En este contexto, la patronal gallega del sector se reunirá este miércoles con el resto de asociaciones eólicas del Estado para mostrar su rechazo y presentar alegaciones contra la última reforma eléctrica aprobada en el Consejo de Ministros.

La idea es hacer un frente común desde el que intentar atajar la crisis y paralizar el recorte. Para ello apelarán a la Comisión Nacional de Energía, al secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, y al propio Mariano Rajoy.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad