Los recortes a las renovables también castigan a Inditex, Coren y Sogama

stop

Las plantas de cogeneración de las grandes empresas gallegas perderán una media del 22% de sus ingresos por los cambios normativos

Sede de Inditex en Arteixo

11 de noviembre de 2013 (03:57 CET)

No solo el sector eólico se ha visto afectado por los sucesivos cambios normativos aplicados desde el Ministerio de Industria para combatir el déficit de tarifa. Muchas de las primeras empresas gallegas también se verán salpicadas por los recortes. Principalmente, por la retirada de primas y el incremento de la presión fiscal sobre la cogeneración, uno de los sistemas de producción de energía eléctrica del régimen especial, que aprovecha los procesos fabriles para generar electricidad y calor útil.

Es por tanto, un tipo de producción asociada a las plantas de las grandes empresas, y muchas de ellas la recibieron con los brazos abiertos ya que permitía autoabastecerse, mejorar la eficiencia energética y ambiental y sacar el excedente energético al mercado beneficiándose de incentivos. Inditex, Coren, la refinería de Repsol, Sogama, las grandes madereras gallegas como Finsa, Intasa o Losán, entre otras, se subieron al carro de la cogeneración.

Menos ingresos

En el último informe del Instituto Enerxético de Galicia (Inega), correspondiente a 2012, estaban instalados en Galicia 623 megavatios en este sistema. En dicho estudio se recogía que el peso de la cogeneración en la producción de electricidad en Galicia disminuyó progresivamente en la última década, algo que la entidad achacaba al encarecimiento de los combustibles.

Los augurios de la patronal Acogen para los próximos años van en esta misma línea, aunque lo atribuyen a otros factores. Estiman que los distintos cambios normativos penalizarán los ingresos de cada una de estas instalaciones --se levantaron 105 en Galicia-- un 22%, que se elevará a casi un 40% para las plantas de más de 15 años, ya que a partir de esta antigüedad se revisan a la baja tarifas y primas. En resumen, dice Acogen, una pérdida de ingresos que puede provocar y, de hecho, ya está provocando, un parón en la cogeneración.

Efectos palpables: Sogama

Más allá de la incertidumbre futura en torno a la reforma eléctrica, los recortes ya tienen síntomas palpables. La eliminación en julio de este año de la retribución por eficiencia y contribución a redes --dos complementos que premiaban el rendimiento eléctrico y el mantenimiento de determinados niveles de potencia-- precedió a una caída del 14% en la producción con cogeneración en el Estado el mes de agosto. Saltaron las alarmas o sonaron más fuerte. Acogen advirtió que 219 plantas estaban paradas.

Otras no pueden pararse. La Sociedade Galega do Medio Ambiente (Sogama), por ejemplo, necesita su planta en el complejo de Cerceda. Emplea el calor de los gases de escape para el secado parcial de la fracción fina de los residuos, mientras seis motores alimentados por gas natural generan electricidad para el consumo de Sogama y para su venta al mercado eléctrico. La empresa pública calcula que dejará de ingresar por los recortes a las renovables entre 13 y 14 millones al año. La respuesta ha sido inmediata. El canon a los Ayuntamientos por la gestión de residuos subirá un 33% a partir de 2014.

Expansión verde de Inditex

Los ingresos también bajarán para la planta de cogeneración de Coren en Santa Cruz de Arrabaldo (Ourense), del mismo modo que para la otra instalación del grupo agroalimentario en el centro de tratamiento de residuos ganaderos de Xinzo da Limia.

Las principales industrias madereras gallegas también pusieron en marcha centrales de cogeneración –Intasa (24 mw), Losán (13,3 mw), Unemsa (14,7 mw)--. Finsa tiene estas instalaciones en Ourense y Santiago, controladas por la filial Cogeneración del Noroeste, que cerró 2012 con una cifra de negocio de 48 millones.

Pero es Inditex, por las dimensiones de la compañía, uno de los grupos más aplicados en esta materia. En Sabón dispone de una planta de 5.000 kilovatios que genera energía, por ejemplo, para las salas de planchado del centro logístico. En los últimos planes medioambientales de la compañía fundada por Amancio Ortega, el último hasta 2015,  se recogen como líneas estratégica las instalaciones de cogeneración en sus centros logísticos. Pero además, Inditex emplea otro tipo de renovables, como la eólica o la solar, para intentar mejorar su abastecimiento. En Arteixo, este sistema combinado cubre casi la mitad de la energía que necesita el centro.

Las cuentas de Acogen: 712 millones menos

Pues bien, sobre todas estas instalaciones planea una importante bajada de ingresos. La eliminación del complemento de eficiencia supuso, según Acogen, un impacto de 209 millones al año. A esto hay que sumar la aplicación de impuestos energéticos al gas, la electricidad y CO2, y la eliminación de las primas  del pasado julio. El resultado final de la operación, según Acogen, será que la cogeneración ingresará 712 millones menos al año, con una reducción media del 22% por cada planta.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad