Los promotores gallegos, a la caza del turista inglés

stop

Esperan que la iniciativa para vender en el extranjero el 'stock' de vivienda no sea aprovechada únicamente en el mediterráneo

Viviendas en construccion

31 de julio de 2012 (22:51 CET)

La falta de créditos de la banca, el aumento de paro y la construcción masiva en la época de las vacas gordas son algunos de los factores que promotores e inmobiliarias ponen sobre la mesa para explicar el excedente de vivienda sin vender que existe en nuestro país. Ante esta situación, la patronal de los promotores españoles (Apce) propone fomentar la venta de viviendas entre los extranjeros que no viven en España.

El deseo de Apce es que esta iniciativa cuente con apoyo institucional y tenga como percha para actuar en el extranjero la conocida 'Marca España.' Sin embargo, muchas promotoras e inmobiliarias de zonas del norte peninsular son conscientes de que esta iniciativa puede dar sus frutos, “pero solo en zonas puntuales”, como el mediterráneo. Ante la situación, apuestan por vender sus singularidades y apostar por el cliente extranjero más fiel que tienen: el británico.

Atendiendo a los datos del Ministerio de Fomento correspondientes al último mes de 2011, la mayor parte de la vivienda nueva (menos de dos años) en stock se acumula en la costa mediterránea. Destacan los números de la Comunitat Valenciana y de Catalunya, con 140.000 viviendas nuevas en stock y 103.000 respectivamente.

Blanco ya lo intentó

En Galicia, según los últimos datos del Ministerio, existen 37.460 inmuebles en venta con menos de dos años.

Los promotores gallegos son conscientes de que el atomizado mercado mediterráneo es mucho más atractivo que el norteño para los clientes extranjeros, pero aún así, creen que también ellos pueden verse beneficiados con la iniciativa. Eso sí, tendrán que saber dónde apuntar.

“La medida nos parece muy interesante. Es una iniciativa bien entendida, ya que no es nueva. En el pasado, el exministro de Fomento José Blanco ya hizo una especie de gira con Beatriz Corredor vendiendo paquetes inmobiliarios en el extranjero, aunque a nuestro entender no estuvo bien diseñada”, indica Juan José Yáñez, secretario general de los promotores de A Coruña (Aproinco).

“Galicia no tiene los problemas de stock de las zonas de mediterráneo pero si que cuenta con un vivienda en stock en zonas de costa donde se construyó mucho para segunda residencia hace años”, explica Yáñez, quien directamente habla de los municipios de Ribeira, Laxe, Fisterra y Miño, en la costa coruñesa y de los de la costa lucense como Barreiros o Foz.

“Intentaremos poder aprovecharnos de esta iniciativa aunque nuestro campo de actuación es más pequeño y se centrará sobre todo en el cliente británico”, indica Yáñez.

Las dificultades del norte

A pesar de las esperanzas de los promotores gallegos muchas inmobiliarias consultadas sostienen que la iniciativa de venta de stock en el extranjero tendrá repercusión únicamente en la costa mediterránea. “Nosotros no podemos optar al tipo de clientes que ellos tienen. Ahora mismo, el extranjero que más invierte es el ruso, pero no lo hace en el norte de España. También los holandeses, los alemanes o los nórdicos, pero el turista británico ha caído”, indican.

"Creemos que toda iniciativa de este tipo es positiva, pero aún así hay que tener claro que es complicado que pueda funcionar en Galicia. Tendrá unos resultados mayores en la costa de Levante y en la zona del Mediterráneo", sostiene Benito Iglesias, presidente de la Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias (Fegein)

A pesar de la desconfianza, los municipios quedan a la espera del extranjero que saque de las vidrieras el cartel de 'Se Vende'.  

“Actualmente en las zonas de costa más que problema de stock de viviendas, tenemos mucha vivienda inacabada, promociones que quedaron a medias, con las estructuras montadas y paradas. Ahora mismo estamos devolviendo más licencias urbanísticas que lo que recaudamos”, explica Manuel Ruiz Rivas, el alcalde de Ribeira.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad