Los portugueses se frotan las manos con el nuevo IVA español

stop

Empresarios creen que el aumento frenará a los lusos que cruzaban a España a hacer sus compras más baratas

Puesto en la feria de Valença do Minho

19 de julio de 2012 (22:39 CET)

Los empresarios portugueses creen que la subida del IVA aplicada por el Gobierno de Mariano Rajoy no dejará beneficios en España, pero quizás sí en su país. Estiman que el incremento del impuesto hará que muchos lusos que cruzaban la frontera para realizar sus compras o para abastecerse de combustible dejen de hacerlo.

Según las previsiones del Gobierno español, la subida del tipo general del IVA del 18% al 21% entrará en vigor el próximo 1 de septiembre. En esa misma fecha también subirá el tipo de IVA reducido del 8% al 10%, mientras que se mantendrá el tipo superreducido, el que grava los bienes de primera necesidad en el 4%.

En octubre de 2011, el Ejecutivo portugués aprobó un espectacular incremento del IVA: del 13% se pasó al 23%. Una medida que causó gran malestar entre la clase trabajadora y que le valió a Passos Coelho una segunda huelga general. Este incrementó se tradujo, según los empresarios consultados por Economía Digital, en una bajada brutal del consumo y en la busca desesperada de precios más asequibles.

Cruzar a España “ya no compensa”


Esto llevó a muchos ciudadanos portugueses a cruzar sus fronteras y hacer algunas de sus compras en territorio español. Sin embargo, ahora, los emprendedores portugueses creen que al rebajarse las distancias entre el IVA de un país y de otro, las compras en España ya no compensarán tanto.

Antonio Vilar, abogado y director del Clube de Negocios Galiza Norte de Portugal, explica que la subida del impuesto es España “equilibra más la balanza”. “La diferencia no es muy grande por lo que muchos portugueses dejarán de ir a territorio español. Por ejemplo, los empresarios de gasolineras creen que van a estar beneficiados, así como el comercio”, indica.

La situación que alegra a los portugueses puede ser un duro mazazo para las zonas españolas que también vivían del cliente luso. De hecho desde la Asociación de Comercio de Pontevedra explican como la afluencia del usuario portugués ha bajado en la provincia de unos 150.000 visitantes anuales a menos de 20.000.

“Aquí ya no hay facturas”

Pero, más allá de las expectativas de mejora económica, ¿qué piensan los empresarios portugueses que pasará en España a tenor de su experiencia? Vilar opina que, al igual que en Portugal, el consumo se contraerá, lo que obligará a las empresas a acabar absorbiendo ellas mismas la subida del IVA.

“Aquí hubo una gran caída del consumo. Uno de los sectores más perjudicados fue el de la hostelería. El consumo se contrajo tanto que ahora, en los bares es muy raro que te den un recibo. Por eso el Gobierno va a obligar a partir de enero a que se dé la factura”, explica Vilar.

“Al final muchos negocios tuvieron que comerse la subida del IVA, porque no tenían a nadie. Incluso hubo cosas con el incremento que al final quedaron más baratas. Pero lo peor fue que el consumo bajó, y la gente comenzó a buscar nuevas alternativas que no le supusieran tanto gasto, incluso con los alimentos”, concuerda Aser Iglesias, presidente de la Asociación de Empresarios Gallegos en Portugal.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad