Los otros negocios de Jove en México: una gigantesca bolsa de suelo vinculada a Slim

stop

Inveravante posee cientos de hectáreas de terreno en la Baja California, donde proyecta el complejo Marinazul Golf & Resort

Manuel Jove, en el centro, durante el acto de presentación de Inveravante en 2008| EFE

29 de noviembre de 2014 (03:39 CET)

Manuel Jove tiene los ojos puestos en México. El propietario de Inveravante ha logrado una concesión por parte de las autoridades federales de DF para la construcción, uso y explotación de un gran intercambiador de transportes, que combinará metro, autobús y tren. Levantado en suelo público, de forma anexa se desarrollará un gran proyecto inmobiliario. Las obras comenzarán de inmediato. En el primer trimestre del año que viene, y según las autoridades aztecas se invertirán en ellas más de 240 millones. No obstante, el ambicioso proyecto no es el único que el empresario gallego tiene en el país de Enrique Peña Nieto, aunque sí el más inmediato.

Desde hace ya años, Inveravante cuenta con una ingente bolsa de suelo, situada en un enclave privilegiado. En el Mar de Cortés, en la Baja California. Aunque los terrenos están actualmente parados, y no se espera que comiencen obras a corto y medio plazo, lo cierto es que el empresario gallego tiene ya planteado lo que hará.

Terrenos del grupo Carso


La adquisición de terrenos se produjo ya hace años y la idea inicial siempre fue poner en marcha un complejo de carácter turístico y residencial denominado Marinazul Golf & Resort. Según publicaron en su día los medios mexicanos, el proyecto se desarrolló a través de la filial Inveravante Crecentia. Las perspectivas pasaban por invertir unos 500 millones de dólares en los primeros 25 años del proyecto para comprar 1.200 hectáreas de terreno. Un suelo que, según reflejaba la prensa azteca, estaba vinculado a empresas del grupo Carso, propiedad del hombre más rico del mundo, el magnate Carlos Slim.

Fuentes cercanas a Inveravante comentan que los proyectos que se desarrollen en la bolsa de terreno azteca no son, ni mucho menos, inmediatos en el tiempo. No hay prisa para acometerlos. Explican también que el suelo adquirido era de varios dueños distintos.

El interés por la Baja California

Lo cierto es que Jove siempre le ha tenido ganas a la Baja California. Por lo menos esa es la idea que se desprende si se tira de hemeroteca. En 2004 adquirió unos terrenos situados en la ciudad de Loreto. Fueron comprados por el empresario a título particular, aunque dos años después se los vendió a Fernando Martín junto con Fadesa.

Fueron vendidos por unos 118 millones de euros, aunque años después Martín reclamó en los juzgados que no valían más de 10 millones según tasaciones independientes. La administración concursal de Martinsa-Fadesa le reclamó entonces a Inveravante 108 millones de euros, aunque el juzgado de lo mercantil número 1 de A Coruña desestimó íntegramente la demanda interpuesta por el empresario madrileño.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad