El presidente del Real Club Celta de Vigo, Carlos Mouriño | EFE

Los números del Celta: solo la venta de jugadores evita las pérdidas

El club vigués logró beneficios por valor de 82 millones de euros en el último lustro tras embolsarse 88 millones en plusvalías por el traspaso de jugadores

Con su victoria de ayer ante el Sevilla, el Celta de Vigo rompió una racha de ocho encuentros sin vencer y ha logrado abandonar los puestos que marcan el descenso de una Primera División que le sienta particularmente bien a su cuenta de resultados.

La entidad presidida por el empresario Carlos Mouriñó ha logrado beneficios por valor de 81,8 millones de euros en los cinco últimos años. A falta de ingresos por participar en competición europea (tan solo disputó la Europa League en la temporada 2016-17, quedando eliminado ante el Manchester United en semifinales), el club se ha aferrado al mercado de traspasos para impulsar unos ingresos que por sí solos no bastarían para hacer frente a todos los gastos.

Gana 88 millones con sus traspasos

Y es que el Celta de Vigo ha logrado unas plusvalías de 88,1 millones de euros con el traspaso de jugadores (diferencia entre lo obtenido por ventas y los desembolsos por fichajes) en los últimos cinco años, según se refleja en sus cuentas anuales. De no haber sido por estas cantidades obtenidas mediante la venta de jugadores como Nolito, Borja Iglesias, Santi Mina o Pape Cheikh (estos dos últimos han regresado al club), el conjunto celeste habría cosechado pérdidas por valor de 6,3 millones de euros en el periodo.

El año más prolífico en este apartado para las cuentas del Celta fue la temporada 2016-17. Coincidiendo con su incursión europea, el club se anotó unas plusvalías por fichajes de 30,9 millones de euros y disparó sus beneficios hasta los 23,1 millones de euros. Fue la campaña en la que más patente se hizo esta estrategia que le ha reportado plusvalías por valor de 28,8 millones de euros en la temporada 2018-19, 12,3 millones en la 2017-18, 5 millones en la 2015-16 y 11,2 millones en la 2014-15.

Sin dividendos

El Celta de Vigo ha recurrido al fichaje de jugadores jóvenes de ligas con menos focos mediáticos (como la danesa o la uruguaya) en busca de jugadores que se puedan revalorizar y ser vendidos a precios mucho más elevados años después. Dentro de esta línea se incluyen dos de los tres mayores traspasos de su historia, que, además se han dado esta temporada.

Se trata del eslovaco Stanislav Lobotka (traspasado al Nápoles en enero por 20 millones) y Maxi Gómez, por quien el Valencia pagó 14,5 millones e intercambió al delantero vigués Santi Mina. Estas dos ventas han permitido elevar hasta los 39,5 millones de euros, según datos de Transfermarkt, los ingresos por traspasos del Celta en la presente temporada, en la que ha pagado 23,5 millones de euros por sus nuevos fichajes.

Se trata de unas plusvalías de 16 millones de euros (sin contar los pagos por cesiones), que, previsiblemente, elevarán el beneficio neto del club por encima de los 3,3 millones inicialmente previstos esta temporada por el conjunto celeste que, a pesar de sus ganancias millonarias en los últimos años, continúa sin dar dividendos a sus accionistas.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad