La operadora lanza un contrato de casi 300 millones para adquirir 26 locomotoras de Alta Velocidad

Los nuevos trenes de Renfe llegarán un año después del AVE a Galicia

stop

La operadora lanza un contrato de casi 300 millones para adquirir 26 locomotoras de Alta Velocidad que recibirá dentro de dos años

en A Coruña, 05 de marzo de 2019 (04:55 CET)

Renfe se pone guapa para la futura liberalización del transporte de viajeros. La operadora ha sacado a concurso un contrato de 295 millones que tiene como objetivo dotarse de 26 locomotoras de Alta Velocidad, si bien el encargo contempla la posibilidad de una ampliación hasta 40 unidades. La compañía comenzará a recibir el nuevo equipamiento dentro de dos años, coincidiendo con la apertura a la competencia del transporte de viajeros en AVE y Larga Distancia en 2020 y la consecuente entrada de nuevos operadores. Será un año y medio después de que la alta velocidad llegue a Galicia, si se cumple la fecha prevista de finales de este año.

Las nuevas locomotoras forman parte de un plan de compra de material de 3.000 millones, que Renfe prevé ir licitando en cascada. Este sería el segundo contrato, después del que lanzó el pasado mes para comprar nuevos trenes de vía estrecha y de Cercanías por 398 millones.

Las nuevas locomotoras

Renfe pretende hacerse con una flota de trenes AVE de rodadura desplazable, esto es, capaces de circular indistintamente por vías AVE y de ferrocarril convencional, más anchas que las de la Alta Velocidad.

Permitirán remolcar los coches de tren-hotel que estaban en casi desuso y la compañía ferroviaria decidió remodelar para convertirlos en vagones de trenes AVE con rodadura desplazable.

Los coches remodelados y las nuevas locomotoras conformarán la llamada Serie 107, vehículos capaces de circular a 330 kilómetros por hora por las vías de Alta Velocidad pero que también pueden discurrir por las vías convencionales.

Un plan de 3.000 millones

Se trata de segundo contrato de compra de trenes que Renfe lanza dentro del plan de adquisición de material rodante de 3.000 millones recogido en su plan estratégico. Esta inversión se centrará en trenes con los que la operadora presta conexiones ferroviarias consideradas de servicio público.

Comprará trenes de Cercanías tanto de "gran capacidad" para las Cercanías de Madrid, como otros convencionales, trenes de Media Distancia, esto es, para realizar trayectos regionales, y trenes híbridos, los que pueden circular por líneas que combinan tramos de vía electrificada y no electrificada, para destinarlos a Extremadura, Aragón y otras comunidades.

Más allá de este pedido para vehículos de rodadura desplazable, no contempla comprar nuevo material AVE toda vez que a finales de 2016 firmó un contrato con Talgo para adquirir treinta nuevos trenes de este tipo, unidades que espera comenzar a recibir a finales de 2020 o comienzos de 2021.

Hemeroteca

Renfe
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad