Los nuevos dueños de la autopista Santiago-Ourense reclaman pagos millonarios a Fomento

stop

La concesionaria de la Autopista Central Gallega, en manos de tres fondos de inversión, pide al Tribunal Supremo que el ministerio active compensaciones para los agujeros de sus cuentas entre 2011 y 2016

Fraga y Álvarez Cascos en la inauguració de la A-53 entre Santiago y Ourense

en A Coruña, 30 de junio de 2016 (02:35 CET)

Ha sido llegar y plantarse. La concesionaria de la Autopista Central Gallega (Acega), que une Santiago y Ourense, parece dispuesta a llegar a sus últimas consecuencias en sus reclamaciones ante el Ministerio de Fomento. De hecho, ha activado un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Supremo para lograr las compensaciones a las que considera tiene derecho por los desequilibrios en su cuenta de resultados. La reclamación por el agujero, millonario, corresponde a los ejercicios comprendidos entre 2011 y 2016. 

La concesionaria de la Autopista Central Gallega, en manos de tres fondos de inversión desde el pasado mes de octubre, decidió recurrir ante el Supremo el acuerdo del secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda del Ministerio de Fomento, de fecha del pasado mes de 3 de febrero, que decidió no admitir  un recurso de alzada anterior interpuesto por la compañía. Esa acción por la vía administrativa era la respuesta  contra la desestimación de un requerimiento previo, de fecha 17 de julio de 2015, para la dotación presupuestaria de sus cuentas de compensación de los ejercicios 2011 a 2016, ambos inclusive. 

Acciones legales

El equipo jurídico de Acega recurrió la negativa por parte del ministerio que dirige Ana Pastor al reconocimiento del supuesto derecho adquirido por la compañía para la dotación presupuestaria para sus cuentas de dicho años. Lo hizo el pasado 11 de abril ante la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo, que justo un mes después,  el 11 de mayo, decidió declararse incompetente para juzgar el asunto. "Remítanse las actuaciones a la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, a quien corresponde la competencia para conocer del recurso contencioso administrativo interpuesto, con el fin de que siga ante ella el curso de los autos", declaró la sala del Supremo. 

La mayoría del capital de Acega está ahora en manos de tres fondos de inversión. Bankia y FCC procedieron el pasado mes de octubre a la venta del 100% de Globalvía, que es el accionista mayoritario de la autopista gallega, a los fondos USS, OPTrust y PGGM por un importe que podría alcanzar los 420 millones de euros. Esos fondos se hicieron con el control pese a la oferta en firme de un fondo soberano de Malasia. 

Pobres resultados

Acega es titular de la concesión para la construcción, conservación y explotación de la autopista Santiago de Compostela-Alto de Santo Domingo, en Ourense. Sus resultados han estado muy lejos de lo esperado. La compañía inicio en 2002, por tramos, su apertura al tráfico. Según datos del propio ministerio, en 2003 los ingresos de peaje fueron de tres millones de euros; en 2004, de 5,9 millones, y en 2005 de 6,6 millones. Unos años más tarde, en 2009, obtuvo un beneficio antes de impuestos de 58.000 euros, relata el informe de situación de las autopistas de peaje en España del ministerio correspondiente a 2014. 

En 2010, el beneficio de Acega fue de 373.000 euros y un año más tarde, en 2011 de 807.00 euros. En 2013, otros 898.000 euros. En 2014, siempre según Fomento, la sociedad concesionaria obtuvo unos ingresos de peaje de 8,8 millones de euros, con un resultado negativo antes de impuestos de 900.000 euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad