Los negocios de los ex directivos de Amancio Ortega

stop

Ejecutivos como Javier Chercoles o Díaz Freijo mantuvieron el éxito empresarial tras su etapa con el fundador de Inditex

14 de febrero de 2014 (21:57 CET)

Amancio Ortega convierte en oro lo que toca, y esta es una máxima que también podría aplicarse a los directivos con los que trabaja. La mayoría de los ejecutivos que abandonan Inditex encuentran rápidamente acomodo en otras grandes cadenas de moda. Incluso, su antiguo número dos, Carlos Espinosa de los Monteros, fue requerido por el Gobierno hace dos años para ocupar el cargo de Alto Comisionado de la Marca España, si bien se mantuvo en el consejo de la textil.

Pero, existen dos casos claros de ejecutivos que trabajaron con Amancio Ortega, uno en Inditex, y otro gestionando su holding familiar, Pontegadea, que supieron continuar en el mundo de los negocios, con considerable éxito, lejos de la sombra del hombre más rico de España. Javier Chercoles y Julio César Díaz Freijo.

Responsabilidad Social

Chercoles fue director el departamento de Responsabilidad Corporativa del grupo gallego entre 2001 y 2010. Él fue el responsable de establecer el Código Ético Interno de Conducta del grupo, cuyo pilar fundamental era el respeto por los derechos fundamentales de los trabajadores. Se encargaba de salvaguardar las relaciones de la empresa con los proveedores internacionales a fin de evitar que el grupo se viese relacionado con escándalos como los vividos recientemente en Bangladesh. Su salida se produjo debido a los desencuentros que mantenía con el ahora presidente, Pablo Isla.

Según datos del Registro Mercantil, el pasado octubre, el ex directivo montó la consultoría Chercoles&Partnership SL, domiciliada en Madrid. Su objeto social es “la prestación de servicios de consultoría a empresas antes conflictos laborales surgidos en las fábricas ubicadas en mercados emergentes o tercer mundo, así como la asesoría y la intermediación en la resolución de conflictos que surjan como consecuencia de catástrofes”.

Además, desde mayo del año pasado trabaja para el gigante irlandés de moda low cost Primark, que lo contrató como consejero corporativo de crisis, para gestionar los conflictos surgidos en el textil de Bangladesh. Antes de ocupar este puesto, en el sector se rumoreaba que Mango también había intentado ficharlo.

Los inicios de Pontegadea

Otro de los hombres que continuó al margen de Ortega fue Julio César Díaz Freijo. Él fue el encargo de gestionar durante cerca de ocho años las inversiones del fundador de Inditex en el ladrillo a través de su principal vehículo inversor, Pontegadea, ahora administrada por uno de sus mayores hombres de confianza, José Arnau Sierra, número dos de la textil.

Su repentina marcha, en 2010, causó cierto revuelo. Entonces se atribuyó a motivos personales, debido al ritmo de vida que le obligaba a llevar la gestión de los inmuebles de Ortega. Díaz Freijo también representaba al empresario como consejero de NH Hoteles (entonces poseía un 10%).

Asesoramiento empresarial

Con este hombre, que antes de Inditex trabajó como director de la oficina de Deloitte en A Coruña, Ortega comenzó a comprar edificios. Uno de sus grandes triunfos fue la adquisición, a finales de 2007, del inmueble de Banco Santander en la Castellana, junto con otros 10 edificios históricos de la entidad repartidos por toda España. El coste, 500 millones.

Tras abandonar Inditex montó Vilacaiz, empresa domiciliada en Madrid, de la que es socio único, y que se dedica, “al asesoramiento y asistencia empresarial en inversiones y procesos de negociación”. Muchas grandes fortunas intentaron ficharlo para gestionar sus patrimonios inmobiliarios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad