Los negocios de los dueños del fútbol gallego

stop

La mayoría de los administradores de los clubes de la comunidad son reconocidos empresarios

Carlos Mouriño / EFE

04 de febrero de 2014 (23:30 CET)

El pasado 21 de enero el empresario Tino Fernández se hizo con la presidencia del Deportivo de La Coruña. Dueño de la consultora tecnológica Altia, muchos destacan que el equipo que ha configurado para gestionar el club de fútbol es de hombres ligados principalmente al mundo de los negocios.

Es cierto. Juan José Jaén, el presidente de la cadena de bricolaje Bricoking, será el nuevo encargado del área comercial del equipo coruñés. Fernando Vidal, fundador y propietario de Maritine Global Service, será el encargado de pilotar el área deportiva. El consejero social será Martín Pita, director en la comunidad de Aenor, y Daniel Ramos, ex presidente de los Jóvenes Empresarios de Galicia y de A Coruña llevará el área de comunicación y la portavocía del consejo. La directiva la completa el tesorero de la Diputación de A Coruña, Enrique Calvete, que llevará el área económica.

Pero, a pesar de la novedad, el caso del Deportivo no es único. En la actualidad, muchos empresarios de éxito se han pasado a la presidencia de clubes deportivos en la comunidad. Uno de los casos más conocidos es el del presidente del Celta de Vigo, Carlos Mouriño Atanes.

Los negocios de Mouriño crecen en Galicia


Presidente del grupo corporativo GES (Grupo Energético del Sudeste) Mouriño se labró una fortuna considerable al otro lado del Atlántico. Comenzó a crecer en México tras la compra de gasolineras en Campeche. Hoy en día tiene un entramado empresarial con más de 80 sociedades entre el país azteca y Galicia.

En 2011 cerró una gran operación financiera con la que vendió la calderera Gándara Censa al gigante chino Citic Heavy Industries en uno de los pocos negocios que, de momento, se han cerrado en Galicia con inversores asiáticos.

Bodegas y sociedades de inversión

El pasado 2013, sus inversiones en la comunidad continuaron. Administrador de la sociedad Grandes Pagos Gallegos de Viticultura Tradicional, en septiembre del pasado año adquirió la bodega Quinta de Couselo, en O Baixo Miño. Ese mismo mes constituyó Inversiones Montalais, cuyo objeto social es “la adquisición y enajenación de acciones y participaciones representativos del capital social de cualquier tipo de sociedad”. Con un capital inicial de más de 900.000 euros cuenta con Coloma Viúdez Lomba como socia.

También el pasado año, la sociedad Inverhismex (Inversiones Hispano Mexicanas) controlada en un 75% por Mouriño, adquirió Mugatra, Sociedad de Prevención SLU, una filial de Mutua Gallega de Accidentes de Trabajo.

Constructores y fortunas de la emigración

El presidente del Club Deportivo Lugo, José Bouso Alvite, también es un empresario de la construcción muy conocido en la provincia. Posee la constructora Odegal Inversiones, y además, según datos del Registro Mercantil, es administrador de Proasur Inversiones, Lucus Urbam, Obras y Decoraciones Galicia y O Piñeiro Miño y Darforma Lugo, cuyo objeto social es la “organización de torneos y prácticas deportivas amateurs”.

Antonio Quinteiro Canedo, presidente de la Sociedad Deportiva Compostela, tiene una trayectoria similar a la de Mouriño. Natural de Lestedo (Boqueixón) hizo fortuna en México en diversos ámbitos, uno de ellos es de las gasolineras. En Galicia cuenta con la inmobiliaria Patrimonial Ferampe. En 2011 le compró la marca SD Compostela a su antecesor en el cargo, José María Caneda.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad