Los ‘molinos’ asiáticos soplan menos para Gamesa

stop

Ignacio Martín logra cerrar el primer semestre anticipando la reducción de la deuda financiera

Ignacio Martin

24 de agosto de 2012 (20:18 CET)

A pesar de la desaceleración de la actividad en aerogeneradores por la moderación de la de la demanda en China e India, dos de las potencias económicas emergentes de Asia, la compañía española Gamesa no ceja en su empeño de proseguir vendiendo sus turbinas en estos mercados. No en vano, India representó el 14% de las ventas totales del grupo en el primer semestre del año.

Hace un mes acordó la entrega de 48 nuevos aerogeneradores a la empresa china Huadian y esta misma semana se ha adjudicado un contrato para instalar turbinas eólicas en el estado indio de Maharashtra, que permitirá un suministro de 74,65 megavatios (MW) de energía en el país. Las chinas empezarán a instalarse este mismo de agosto y las hindúes estarán listas antes de que acabe el año.

Nuevos contratos que se producen en un contexto cambiante, donde desde hace varios meses se viene apreciando una menor actividad en aerogeneradores, equilibrada en el balance por la pujanza en la construcción y venta de parques eólicos.

Moderación

Se aprecia una desaceleración en las nuevas entregas de molinos por la moderación de la demanda asiática, con un retroceso anual del 70% en los pedidos procedentes de estos países. En el caso de China por problemas derivados de la conexión a red, y las demoras en India por el impacto de los cambios regulatorios y un encarecimiento de la financiación.

El otro gran polo de negocio de Gamesa –la tecnológica española que cambió de presidente el pasado mayo cuando Ignacio Martín cogió el testigo de Jorge Calvet–, el de la construcción y posterior venta de parques eólicos, sigue dando buenos resultados. En el primer semestre cerró acuerdos para la venta de 554 MW a entregar en lo que resta de año y en 2013, un volumen de negocio tres veces superior al registrado en el primer semestre de 2011.

Menos deuda

Progresión que se ha mantenido en lo que llevamos de semestre. Dos meses en los que ya se han vendido instalaciones con una potencia conjunta de 100 MW. Los 14 del parque eólico Krzecin, en la región polaca de Pomerania, otros 30 al noroeste de este mismo país, en Podlaskie, y los 56 vendidos al European Sustainable Power Fund 2, un fondo de energía renovable para inversores institucionales de KGAL, englobados en tres parques en Francia y uno en Alemania.

Con este panorama, Gamesa logró cerrar el primer semestre anticipando una reducción de su deuda financiera en 100 millones respecto a marzo, bajando de la barrera de los más de 1.000 millones contabilizados entonces. Deuda vinculada en más del 50% a parques vendidos con entrega en 2012.

Y de cara al cierre del ejercicio, el ajuste motivado por la menor aportación de los aerogeneradores ha llevado a la compañía a rebajar las ventas a unos 2.000 MW, aunque, de momento, mantiene intactos el resto de objetivos, básicamente la generación de caja libre neta y alcanzar un ratio de deuda cercano a 2,5 veces el ebitda.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad