Los Miarnau toman el poder definitivo en la cúpula de Comsa Emte

stop

REORGANIZACIÓN EN LA CÚPULA DEL GRUPO DE INFRAESTRUCTURAS

Carles Sumarroca Coixet, antiguo vicepresidente de la constructora catalana

Barcelona, 19 de enero de 2015 (07:07 CET)

Después de meses de estiras y aflojas entre las dos familias propietarias de la constructora catalana Comsa Emte, los Miarnau salen victoriosos en su disputa con los Sumarroca. Tras producirse la fusión de ambas compañías en 2009, ambos grupos familiares mantuvieron un cierto y aparente equilibrio que se ha ido decantando a favor de quienes poseen el 70% del capital de la compañía.

Por si el asunto de mayorías accionariales fuera insuficiente, a finales de 2014 la compañía decidió una reestructuración de los órganos de gobierno para simplificar la estructura que se arrastraba desde la fusión, pero cuya principal novedad es que el hasta ahora vicepresidente Carles Sumarroca Claverol sale centrifugado del consejo de administración.

Culturas diferentes e imputación amenazante


Si las dificultades entre ambas familias propietarias en torno a las culturas de las compañías y el compromiso con el entorno social y político habían despertado ya bastantes diferencias de criterio entre los dos accionistas, la imputación de Sumarroca por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz como pagador de supuestas comisiones ilegales a Jordi Pujol Ferrusola ha sido determinante desde la perspectiva reputacional de la empresa para acelerar los cambios.

Las distintas visiones de cómo debía afrontarse el futuro saltaron antes entre ambas familias, justo cuando Comsa Emte se vio en la obligación de renegociar con la banca la deuda contraída. Los Miarnau, según explican fuentes financieras, exigieron garantías a los Sumarroca para complacer las aspiraciones de la banca por asegurar el cobro de los créditos.

Control del holding y las filiales


En la nueva estructura operativa del grupo que se acaba de inaugurar en 2015, Jorge Miarnau Montserrat se convierte en el presidente del hólding, mientras que sus hermanos José y Juan presidirán con carácter ejecutivo cada una de las cinco filiales en que se divide el grupo, según publica Expansión. El único miembro de la familia poseedora del 30% que seguirá en el consejo es Albert Sumarroca Claverol.

La familia Sumarroca ha mantenido históricamente una gran proximidad con CDC y, en especial, con su anterior máximo dirigente Jordi Pujol. El patriarca del clan familiar, Carles Sumarroca Coixet, es uno de los empresarios vinculados a los orígenes del partido nacionalista y formó parte del llamado sector negocios. Su hijo, ex vicepresidente de Comsa Emte, presidió el lobby empresarial nacionalista Femcat e intentó en 2010 el asalto a la patronal catalana Foment del Treball junto a Joaquim Boixareu en unas elecciones en las que se acabó imponiendo Juan Rosell.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad