Una protesta de trabajadores de Médicos sin Fronteras.

Los juzgados condenan a Médicos sin Fronteras por contratos abusivos

stop

La oenegé que envía ayuda humanitaria a zonas en conflicto impone a sus trabajadores en España cláusulas abusivas

en Madrid, 06 de agosto de 2018 (04:55 CET)

Médicos sin Fronteras, la oenegé que envía ayuda humanitaria a zonas de guerra y en conflictos, aplica en España contratos abusivos a su plantilla. La organización sin ánimo de lucro somete a sus trabajadores a condiciones laborales que no son razonables, según acredita una reciente sentencia judicial.

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia acaba de dar la razón a un grupo de trabajadores que habían denunciado a la organización por aplicar unos objetivos que no se ajustan a la legalidad.

La organización humanitaria exige a sus trabajadores unos objetivos inalcanzables para captar nuevos socios y donantes, según acredita la sentencia judicial. Médicos sin Fronteras condiciona la continuidad de la plantilla a alcanzar unas cuotas de captación de donantes que no obedecen a parámetros razonables ni toman en cuenta las condiciones externas que no dependen de los trabajadores.

El máximo tribunal en Galicia ha dictaminado que los contratos laborales, que obligan a la captación de 24 nuevos socios por mes, son abusivos y ha ordenado la supresión de las polémicas cláusulas de productividad que ocasionan constantes sanciones y despidos encadenados entre los jóvenes que trabajan en la calle pidiendo donaciones a favor de las víctimas de la guerra.

Los objetivos de venta fijados por la organización para captar socios en la calle o en las visitas puerta a puerta en las casas son de “imposible cumplimiento” o “de extrema dificultad” y no han sido pactados con los trabajadores sino que fueron impuestos de forma unilateral, lo que contraviene la ley, según la sentencia. 

La sentencia reconoce “derechos irrenunciables”

El incumplimiento de objetivos de los vendedores en Galicia se han ubicado entre el 83 y el 95% en las diferentes ciudades donde trabajan los comerciales de Médicos sin Fronteras.

“Se trata de una cláusula tipo introducida en todos los contratos y sin posibilidad alguna de negociación por las partes. Por otro lado, establece un procedimiento sancionador que puede dar lugar a la extinción del contrato”, explica la sentencia judicial.

Es “una cláusula general no pactada que debe reputarse abusiva e implica un desequilibrio de derechos y obligaciones y un perjuicio desproporcionado y no equitativo, pues queda en manos del empresario la determinación de la aplicación de la cláusula y la posibilidad de despido sin indemnización más allá de lo legalmente establecido, implicando una renuncia de derechos irrenunciables y siendo una cláusula abusiva”, concluye la sentencia.

La oenegé considera que la sentencia incurre en “errores de apreciación” y ha anunciado que la recurrirá en los próximos días.

“Reconocemos que la sentencia no es favorable para la organización y respetamos la decisión judicial. Sin embargo, después de una primera valoración de la sentencia y considerando que la misma no es en firme, vamos a presentar el recurso de casación ante el Tribunal Supremo porque consideramos que la sentencia no está recogiendo de manera ponderada las alegaciones presentadas por las dos partes”, explicó Médicos sin Fronteras.

Médicos sin Fronteras despide sindicales

Tras la batalla judicial iniciada por un grupo de trabajadores, Médicos sin Fronteras ha fulminado a un grupo de sindicalistas. La organización ha despedido en los últimos meses a 12 sindicalistas, ocho de CNT y cuatro de Comisiones Obreras, los sindicatos que les han llevado a los tribunales. La última trabajadora despedida ha sido una representante de Comisiones Obreras en el comité de empresa, Ángela Serantes.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad