Los inversores que pujan por El Prat y Barajas dan por abortada la privatización

stop

Los aspirantes han optado por dejar en suspenso sus trabajos a la espera de una posible victoria del PP, que cancelará el concurso

La nueva T1 de Barcelona

25 de octubre de 2011 (02:17 CET)

La privatización de los aeropuertos de El Prat y Barajas ha muerto. El aplazamiento de tres meses decidido por el Gobierno supone en realidad la liquidación del proceso, o así lo creen al menos los propios aspirantes a explotar esas concesiones, que han optado por hibernar sus proyectos a la espera de que se confirme la previsible victoria del PP en las elecciones. El partido conservador está dispuesto a suspender el proceso y a modificar el modelo de privatización de AENA. Los estudios y proyecciones realizados hasta ahora por los aspirantes están a punto de convertirse en papel mojado.

Los consorcios que aspiran a gestionar los dos grandes aeropuertos españoles (Barajas y El Prat), han bajado los brazos, han tirado el boli y se han puesto a esperar el resultado de las próximas elecciones. Dan por muerto un concurso que el Gobierno actual ha aplazado tres meses ante la imposibilidad de que los aspirantes pudieran armar la financiación necesaria para conseguir un canon mínimo de adjudicación de 5.300 millones de euros.

Y lo dan por abortado porque prevén que, como dicen las encuestas, ganará las elecciones el PP y se abortará el proceso. No en vano, antes y después del anuncio por el Gobierno de esa prórroga en el plazo para licitar, el partido conservador ha ido lanzado varios dardos envenenados contra la privatización abierta por el ministerio que dirige José Blanco que anticipan su propósito de anularla.

El PP tiene otro modelo

Montoro ha manifestado que no comparte la idea de vender la explotación de los dos aeropuertos más rentables y dejar los otros, la mayor parte deficitarios, en manos del sector público. Pone en revisión el modelo y por eso ha anunciado un cambio en los criterios del concurso y en los plazos. A su vez, uno de los primeros dirigentes del PP en Catalunya ha anunciado abiertamente que suspenderá el proceso porque la crisis financiera internacional provocaría la venta en almoneda de estos activos tan valiosos.

Y aunque oficialmente los inversores involucrados en la puja afirman que siguen trabajando para completar sus ofertas, de forma extraoficial son muchos los que reconocen que han parado las máquinas porque el escenario invita a no destinar “ni un euro más ni una hoya más a este proyecto”. “La mayor parte del gasto ya está hecha, porque la prórroga se anunció pocos días antes de que venciera la fecha inicial para presentar oferta, pero todo ha cambiado, no tiene sentido seguir trabajando con esta casi certidumbre de que el proceso no va a continuar”, afirma un grupo inversor.

Sin indemnización


Otro inversor se lamenta ya de que el concurso no prevea indemnización alguna por parte de AENA para compensar los costes incurridos si la puja se modifica o se anula y añade que se plantean dos opciones: o dejar de trabajar en el proyecto o seguir haciéndolo de forma pausada y avanzar tarea para cuando vuelva a reanudarse el concurso, ya sea con otras condiciones o a través de un concurso nuevo.

Financiación imposible


Y si ya era difícil conseguir la financiación para esta ingente inversión en las difíciles condiciones que viven los mercados, aún lo es más con la espada de Damocles de una victoria de un partido que ha cuestionado el proceso de arriba abajo, afirman otras fuentes cercanas al proceso.

A esta privatización se han presentado las primeras empresas internacionales y nacionales en el campo de la gestión aeroportuaria y algunos de los fondos de inversión en infraestructuras más relevantes del mundo.

Los consorcios están liderados por FCC, Acciona, Ferrovial, Aeropuertos de París, la firma de inversión GMR, Abertis y el grupo San José. No obstante, Abertis (grupo de infraestructuras controlado por La Caixa, ACS y CVC) sólo puja por El Prat, y el consorcio liderado por San José sólo opta a Barajas. Los otros cinco consorcios han solicitado pujar por los dos aeródromos.

Dos de las ofertas son totalmente internacionales. Se trata de las remitidas por la firma de inversión en infraestructuras GRM y por Aeropuertos de París. En cuanto a los grupos con sello nacional, Ferrovial (que a través de BAA gestiona seis aeropuertos británicos) concurre en alianza con el fondo de pensiones de Canadá (CPP), con Infinity Investment y IFM Luxembourg, mientras que FCC se ha aliado con Siemens y la firma asiática de inversión en aeropuertos Changi Airports International. Acciona forma consorcio al 50% con el operador Fraport, si bien contemplan la incorporación de nuevos accionistas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad