Los inversores árabes se enamoran de los pasaportes españoles a 500.000 euros

stop

Los clientes del Golfo Pérsico y el Norte de África miran al mercado inmobiliario de lujo para conseguir la 'Golden Visa'

Varios jeques catarís con Florentino Pérez, presidente de la constructora ACS.

Barcelona, 14 de abril de 2016 (01:00 CET)

Conseguir el permiso de residencia en España por medio millón de euros. Es el negocio que propone la Golden Visa, lanzada a finales de 2013. El requisito: Comprar un inmueble de un valor superior a 500.000 euros, dos millones en deuda pública o un millón en acciones. A cambio, libertad de movimiento en el espacio Schengen europeo y la posibilidad de vivir y trabajar en el país.

Hasta ahora con escaso éxito, en los últimos meses del 2015 inversores del Golfo Pérsico y el norte de África han puesto sus ojos en el mercado inmobiliario español animados por el documento. Según explica Alex Vaughan, fundador de la inmobiliaria de alto standing Lucas Fox, "los clientes de estas regiones ya representan el 20% de las ventas". "Muchos están impulsados por la consecución de la Golden Visa", añade. Más después de que el Gobierno permita a los beneficiarios trabajar en el país y el pasado marzo ampliara a las parejas de hecho e hijos mayores de 18 años la posibilidad de conseguir el visado.

Sanidad, hijos y libertad de movimiento

"Hablando con nuestros clientes vemos como España está muy bien considerada a nivel sanitario, y muchos quieren venir a tratarse aquí", explica Karen Storms, directora de ventas internacionales de la agencia. "Tener el permiso les ayuda", diagnostica. Además, la posibilidad de hacerlo extensible a la familia es otro de los puntos atractivos.

"Tampoco sabemos la suerte que tenemos a la hora de movernos por Europa", se une Rod Jamieson, máximo responsable en Barcelona y Madrid. Un mero trámite para un ciudadano de la Unión Europea puede demorarse durante meses para un habitante de Oriente Medio.

En un primer momento, la Golden Visa se lanzó pensando en el mercado chino, incipiente hace tres años. La apuesta parece no haber cuajado -sí lo ha hecho, por ejemplo, en Portugal- y el éxito del proyecto fue puesto en entredicho. Ahora, con los clientes dubaitíes, catarís y de países conflictivos del norte de África tiene una segunda oportunidad.

Más de 11.000 visados y 741 millones de inversión

Los últimos datos publicados, en agosto de 2015, revelan un gasto de 741,6 millones de euros en propiedades inmobiliarias para obtener el permiso. Según publicó Cinco Días en octubre, hasta el 1 de setiembre se habían concedido 11.411 visados. Los inversores había solicitado 5.856 y sus familiares 5.555.


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad