Los imputados por Anticorrupción evitaron pérdidas de 26 millones al vender acciones de Pescanova

stop

El Ministerio Fiscal señala a los accionistas José Alberto Barreras y Pérez-Nievas además de a Fernández de Sousa y Paz-Andrade

El juez Pablo Ruz y Manuel Fernández de Sousa

16 de mayo de 2013 (22:29 CET)

En pocos días el juzgado de instrucción número 5, cuyo titular es el magistrado Pablo Ruz, dictará un auto a raíz del informe remitido por la Fiscalía Anticorrupción en el que pide la imputación de Manuel Fernández de Sousa y tres miembros más de la antigua cúpula de Pescanova. El Ministerio Fiscal los ha señalado por supuestos delitos derivados de la venta de acciones de la multinacional aprovechando información relevante de la empresa.

Según los datos que aporta la Fiscalía en base a las querellas presentadas por varias asociaciones de accionistas minoritarios y a las diligencias que abrió la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), tanto Manuel Fernández de Sousa, como el consejero Alfonso Paz-Andrade y los grandes accionistas José Barreras y José Antonio Pérez-Nievas evitaron la pérdida más de 26,6 millones de euros con la venta de acciones de Pescanova los meses anteriores a su entrada en preconcurso de acreedores.

Datos de la CNMV

Si bien las ventas de títulos por parte de Fernández de Sousa y de Alfonso Paz-Andrade eran conocidas y habían despertado los recelos del propio regulador bursátil, los movimientos realizados por Barreras y Pérez-Nievas no se habían hecho públicos hasta el momento. El Ministerio Fiscal solicita al juez Ruz que impute tanto a los cuatro empresarios como a las sociedades a través de las cuales llevaron a cabo la transmisión de títulos.

El informe, realizado por los jueces Juan Pavía y Elena Lorente, pide la declaración de los cuatro en relación con la comisión de un delito por uso de información relevante aunque, “sin perjuicio” nuevas imputaciones “que contra estas u otras personas proceda formular a resultas de la instrucción”. También pide investigar a Fernández de Sousa y Paz-Andrade por un posible delito de falsedad en la información financiera de la compañía.

Sousa y Paz Andrade

Según los datos recogidos en el informe de Anticorrupción y facilitados por la propia CNMV, Fernández de Sousa vendió acciones a través de su inversora Sodesco por valor de 27,15 millones de euros entre el 7 de enero y el 27 de febrero de este año, con lo que evitó perder 15,6 millones de euros. Además, también colocó 560.678 títulos a través de Inverpesca SA y 24.400 por medio de Sociedad Gallega de Importación de Carbones SA, aunque la CNMV no calculó el importe patrimonial que dejó de perder con estos movimientos.

El informe también destaca que Alfonso Paz-Andrade ingresó entre el 29 de enero y el 27 de febrero 5,8 millones de euros por la venta de un paquete de 344.972 acciones a través de Nova Ardara Equities SA. Evitó con esto unas pérdidas de 3,4 millones de euros. El histórico empresario vigués si había comunicado ventas en los últimos meses pero la cantidad que había trascendido rondaba los dos millones de euros.

La incógnita de Barreras

Destaca especialmente el caso de José Alberto Barreras. El controvertido empresario dueño de Montebalito y perteneciente a una saga empresarial viguesa entró en Pescanova a través de un crédito con pignoración de acciones a favor de La Caixa (hoy Caixabank). No obstante, para hacer frente a los plazos de esa financiación fue desprendiéndose de paquetes en sucesivas ventas, hasta dejar a cero su participación en Pescanova. Su hija, Belén Barreras, figuraba como consejera en el grupo pesquero a través de la sociedad Transpesca, aún a pesar de no poseer acciones.

Sin embargo, la CNMV revela que José Alberto Barreras vendió a través de Transpesca, entre el 11 de enero y el 6 de febrero de este año, un total de 700.000 acciones a un precio de 16,02 euros, lo que supuso un ingreso de 11,21 millones de euros. Evitó la pérdida de 6,3 millones.

Tampoco se conocían hasta el momento los movimientos de otro accionista significativo de la empresa, José Antonio Pérez-Nievas, quien entre el 25 y el 26 de febrero se desprendió de 110.000 acciones a través de Golden Limit SL. Se embolsó 1,87 millones de euros y evitó una pérdida de 1.390.057 euros. No hay comunicación a la CNMV de este movimiento.

Medidas cautelares

Con este informe de Anticorrupción, la crisis de Pescanova se mete de lleno en un complicado proceso judicial. Los pequeños accionistas que han presentado querellas piden más imputaciones. BDO Auditores, Sabadell Bolsa, el resto de consejo de Administración y la propia CNMV han sido señalados por los afectados por la crisis de la multinacional.

“Todo indica que en muy pocos días el juez Ruz imputará a Fernández de Sousa y, seguramente, le imponga medidas cautelares”, explica el abogado Joaquín Yvancos. Mientras Deloitte trata de aclarar la maraña contable de Pescanova, el proceso judicial no ha hecho más que empezar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad