Los hosteleros critican la “competencia desleal” de las fiestas estivales

stop

Aseguran que la bajada de las ventas provoca un aumento los puestos dedicados a gastronomía y bebidas en estos eventos

Imagen de una terraza vacía

10 de agosto de 2012 (21:05 CET)

Si algo tiene Galicia en verano son fiestas. A lo largo y ancho de los 315 ayuntamientos que conforman la comunidad se suceden numerosas ferias tanto de carácter gastronómico, como religioso, las ya tradicionales de estética medieval... Los hosteleros gallegos critican que, en muchas ocasiones, estas celebraciones incurren en competencia desleal y restan clientes a un sector que está pasando un verano duro.

“Vemos como muchos de los requisitos que a nosotros se nos exigen durante todo el año, son luegos obviados en muchas fiestas y celebraciones en todos los ayuntamientos. Hablamos por ejemplo de normativas sanitarias y también de tipo jurídico”, indica César Ballesteros, vicepresidente de la Federación de Hostelería de Galicia (Fehosga) y responsable de la provincia de Pontevedra.

Inspecciones

“Esta temporada, el sector ha tenido que hacer frente a muchas inspecciones de Trabajo que intentaban, sobre todo, asegurarse de que en temas como bodas o grandes eventos todo el personal de hostelería que estaba trabajando tenía contrato. Nos parece muy bien, estas inspecciones se deben hacer, pero a todos. No puede ser que no se mire nada al personal que trabaja en fiestas y que normalmente no tiene contratos”, indica.

Los hosteleros denuncian el “doble rasero” con el que, a su juicio, funcionan los ayuntamientos gallegos. “Nosotros no podemos preparar comida en la calle por muchas normativas sanitarias que cumplas pero, sin embargo, sí que hay celebraciones que se realizan con carpas en mitad de la ciudad durante más de una semana que son perfectamente legales y que lo único que hacen es que dejen de facturar los establecimientos de la zona. ¿Por qué?”, indica Ballesteros.

Todos los veranos es habitual que se registren críticas a este respecto en varios puntos de Galicia. Este año, la bajada en el consumo ha provocado que las protestas arrecien.

El caso coruñés

En A Coruña desde el 16 de julio y hasta el 19 de agosto funciona el Certamen de Casas Regionales. Diversas casetas ofrecen en el centro de la ciudad comida y bebida típica de Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha y Castilla y León. Los hosteleros coruñeses sostienen que se trata de “una fiesta oportunista” con la que se pretende “un beneficio rápido en perjuicio de la hostelería coruñesa”.

Los hosteleros ponen igualmente el grito en el cielo con las ya habituales ferias medievales. “En muchas ocasiones estas celebraciones son organizadas por empresas profesionales que ni siquiera son de Galicia y que se dedican a este tipo de eventos. Sin embargo, en los últimos años, el consumo se ha reducido por lo que han aumentado los puestos que ofrecen comida y bebida. ¿Qué tiene de medieval un puesto de bocadillos de chorizo? Además de recibir subvenciones acaban haciendo la competencia a la hostelería de la zona”, opina Ballesteros.

Bajada de los precios

Quizás las críticas no fueran tan recias si hubiera otra situación económica pero desde Fehosga indican que, a falta de tener los datos finales de agosto, los precios hosteleros han bajado considerablemente. “Agosto sigue siendo el mejor mes de año para la hostelería pero este año es patente que los precios se han bajado mucho, por lo que el margen de beneficios se reduce”, aseguran.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad