Carlos Rus

Los hospitales privados suspiran por el sistema alemán de ayudas

La patronal de la sanidad privada estudia las compensaciones que ofrece Alemania por el coronavirus para plantear al Gobierno un sistema similar

La patronal de la sanidad privada española aseguró la semana pasada que contaba con 2.200 camas UCI libres en plena pandemia por coronavirus. En un comunicado, la organización lamentaba que territorios como Galicia, Canarias o Comunidad Valenciana planificasen hospitales de campaña mientras las plazas de centros privados están sin usar. En el caso de Galicia y con datos del pasado viernes, los centros privados disponían de 559 camas disponibles sin contar Povisa, el de mayor tamaño. En el hospital vigués del grupo Ribera Salud, que dispone de 573 camas, había 77 ingresados por coronavirus.

Aspe (Alianza de la Sanidad Privada Española) incide en la contradicción de que “el Gobierno ordene la desprogramación de toda actividad sanitaria no urgente”, mientras se mantienen las estructuras para atender a pacientes de Covid-19 que luego no llegan a los hospitales. “En este momento, se mantienen el 100% de las estructuras en funcionamiento, pero sin la actividad de ingresos principal, lo que puede originar repercusiones en su sostenimiento presente y futuro en muchos casos”, decía la patronal en un comunicado en el que pedía al Ejecutivo un paquete de medidas para asegurar la viabilidad de los hospitales y clínicas. En Galicia, la actividad media de los hospitales privados está en el 32%, mientras que en urgencias se reduce al 22% de lo habitual, según datos de Ahosgal.

Las medidas que propone la patronal española, respaldada por otras de ámbito comunitario, como la gallega, se centran en exenciones fiscales; liquidez mediante créditos blandos, líneas de crédito y avales; y ayudas directas para compras y para la atención de pacientes con coronavirus. Aspe tiene como referencia el sistema de compensaciones acordado por el Bundestag alemán para proteger a los hospitales de la pérdida de ingresos durante la pandemia y, al mismo tiempo, movilizar sus recursos para pelear contra el Covid-19.

Compensaciones por camas libres y bonificaciones por paciente

La alianza de centros privados ha elaborado informes sobre el modelo alemán con la perspectiva de presentar una solución similar al Gobierno español. ¿En qué consisten las medidas? Entre los mecanismos aprobados por el Consejo Federal alemán se incluyen compensaciones por operaciones y tratamientos reprogramados para liberar capacidad para tratar pacientes con infección por coronavirus. “Por cada cama que no esté ocupada en el período comprendido entre el 16 de marzo de 2020 y el 30 de septiembre de 2020, o por cada paciente que no haya sido tratado como paciente hospitalizado en comparación con el año anterior, los hospitales recibirán una tarifa fija de 560 euros por paciente que se ha mantenido fuera del hospital”, dice el informe jurídico elaborado por Aspe, al que ha tenido acceso este medio.

La ley de ayuda hospitalaria Covid-19 alemana también prevé bonificaciones por cada cama de cuidados intensivos que creen los centros privados y un suplemento de 50 euros por paciente del 1 de abril al 30 de junio de 2020 para facilitar la adquisición de equipos de protección personal.

Para los centros de mayores e instalaciones de rehabilitación también se prevén compensaciones por camas desocupadas. Además, según el informe de Aspe, se establece un paquete de medidas de liquidez, como el pago en un periodo reducido de cinco días, la flexibilización de los controles y sanciones por desvíos presupuestarios o sobrecostes o la financiación a cargo del erario público de las inversiones extraordinarias que tengan que acometer los hospitales a corto plazo.

A esto se añaden incrementos en los pagos a la sanidad privada por determinados conceptos, como el llamado "valor de subsidio de atención provisional", y garantías de compensaciones sobre los gastos extraordinarios o los menores ingresos en los centros.

El Gobierno alemán calculó que las compensaciones por liberar camas podrían alcanzar los 2.800 millones, mientras que el resto de ayudas al sector hospitalario generaría unos gastos adicionales de 6.300 millones.

La patronal pide medidas urgentes

El paquete de medidas propuestas por Aspe se centra sobre todo en las líneas de liquidez y la exención de impuestos, incluida una reducción del IVA sanitario a tipo hiperreducido. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, vinculó las quejas de los hospitales privados por la infrautilización de sus infraestructuras al deseo de “facturar por las camas libres” en los centros, aunque precisó que los recursos que se utilicen se pagarán.

Por el momento, el Gobierno no anunció ningún un plan específico para ayudar al sector. Desde la patronal insisten en la necesidad de “medidas urgentes destinadas a poder hacer frente al enorme desgaste en recursos, sin recibir ni plantear en ningún momento contraprestación alguna, para hacer frente al mantenimiento de la actividad en un sector estratégico clave para luchar contra la pandemia por Covid-19”.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad