Los hijos de los mineros gallegos se quedan sin becas

stop

El sector reclama que Galicia también está afectada por la decisión del Gobierno de recortar las ayudas acordadas en el Plan de la Minería 2006-2012 para la reactivación de las comarcas mineras

José Manuel Soria, ministro de Industria, Energía y Turismo

28 de mayo de 2012 (20:59 CET)

Galicia no es una comunidad minera. No desde que sus dos explotaciones echaron el cierre en el año 2007. Pero aún queda mucho carbón por arder en As Pontes y en Cerceda. Es por eso que ambos municipios se han levantado en defensa del plan de la minería puesto en marcha en el 2006 y cuyos compromisos “no se están cumpliendo”. Reclaman la reactivación de las comarcas que vivieron de este sector.

Según denuncian, los recortes del Gobierno central no sólo afectan a las comunidades mineras por excelencia como Asturias o Castilla y León. También tocan de lleno a Galicia que pierde muchas subvenciones, entre ellas las becas de estudio que podían solicitar los hijos de exmineros o de vecinos de los concellos con estas explotaciones, así como las ayudas para la construcción de infraestructuras para atraer la actividad empresarial.

Plan de la Minería 2006 a 2012

Francisco Gayoso, de Comisiones Obreras, explica como el Gobierno central puso en marcha el Plan de la Minería de 2006 a 2012. Este proyecto destinaba fondos a la reactivación de las comarcas mineras, no sólo a las que estaban en activo, también a las que habían dejado de serlo.

Galicia, y en concreto Meirama y As Pontes se beneficiaban de programas para “la reactivación y la creación de empleo” de estas zonas y de antiguos empleados de las minas, así como otros para proyectos empresariales o para que los hijos de los mineros pudiesen optar a becas de estudio.

Rebajas en las ayudas del 65%

Desde el sector denuncian que estas partidas se han recortado de forma drástica, cerca de un 65%. Los sindicalistas entienden que es necesario que el Gobierno les siga otorgando estas indemnizaciones. “Seguimos necesitando inversión en infraestructuras y para proyectos empresariales ya que cinco años después del cierre de Lignitos de Meirama, aún no se han mitigado las consecuencias de la destrucción de trabajos”, comenta un representante sindical de la antigua mina, que recuerda que allí llegó a haber una plantilla de 470 trabajadores que fueron o bien prejubilados o bien recolocados tras su cierre.

Los afectados por estos recortes aseguran que Galicia tenía comprometidos con el Plan de Minería unos 94 millones de euros, de los que sólo se habría gastado en torno a un 40%.

Becas para los estudiantes

El desconocimiento por parte del grueso de la población de estas ayudas dio lugar en el pasado a muchos rumores. Existía la creencia de que la térmica de Meirama pagaba los estudios a los hijos de las personas que trabajaban allí. No se trataba más que de las ayudas a la minería. Pero los beneficiarios no eran sólo los hijos de los antiguos trabajadores.

“Los hijos de los mineros podían solicitar becas de estudio, pero también los hijos de los vecinos del concello”, comenta Francisco Gayoso. “Los hijos de los trabajadores de la explotación tenían más puntuación por el parentesco pero, normalmente, los otros vecinos tenían sueldos más bajos, por lo que se acababan beneficiando mucha gente”, explica.

El alcalde de Cerceda, el concello en donde estaba radicada la explotación de Meirama, José García Liñares, admite lo complicado de la situación. “Ahora mismo, con los recortes que hubo las becas se han quedado prácticamente a cero, pero además y muy importante, las subvebciones para infraestructuras han sufrido un bajón tremendo. Si no hay infraestructuras no hay empresa, y sin empresa no hay puestos de trabajo”, reconoce, a la vez que indica que la situación en el concello de As Pontes es “prácticamente la misma”.

"Entre otras muchas cosas, con esas subvenciones teníamos unas oficinas de recolocación a las que tendremos que echar el cierre", comenta.

Sin noticias de la Xunta

Por el momento, el sector gallego acudirá a la manifestación en Madrid convocada para el próximo día 31, aunque no participará de la huelga de la minería convocada para este miércoles y jueves por no contar ya con explotaciones.

Tanto el alcalde de Cerceda como los sindicalistas consultados admiten que no están recibiendo mucho apoyo por parte de la Xunta. “Por el momento nos han dicho que esperan alguna comunicación desde Madrid. Luego convocarán la mesa gallega del carbón, pero poco se sabe”. 

Mientras tanto, Carbounión, la patronal del sector en toda España asegura que de mantenerse los recortes "las consecuencias económicas y sociales serán irreparables". En total, cuantifican que el empleo en peligro por un cierre sectorial afectaría a 13.400 personas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad