Los grupos gallegos de alimentación apuestan por 'donar antes que tirar'

stop

Gadis, Coren, Lácteas de Galicia o Ingapan colaboran con asociaciones benéficas ofreciendo productos de caducidad próxima

Un supermercado de la cadena

13 de agosto de 2012 (22:29 CET)

El incidente protagonizado por miembros de Sindicato Andaluz de Trabajadores del Campo (SAT) en supermercados de dos grandes cadenas del sector la pasada semana ha provocado un aluvión de reacciones, no solo cuestionando la forma de protesta que se llevó a cabo (sacando carritos con alimentos de los establecimientos sin pagarlos), sino también profundizando sobre si las grandes cadenas de distribución prefieren tirar sus excedentes antes de donarlos.

En Galicia, las entidades benéficas y los bancos de alimentos defienden la solidaridad del empresariado gallego. Aseguran que las empresas gallegas suelen colaborar con ellos en mayor o menor medida y ponen nombres. Conserveras como Pescanova en Vigo, Leche Río, Puleva u otras firmas de la Asociación de Empresas Lácteas de Galicia, Ingapan, Coren o Gadis acostumbran a donar los productos que están cercanos a caducar.

Datos del Ministerio

Desde diversos bancos de alimentos de Galicia destacan que la solidaridad de la comunidad es de apreciar. Efectivamente lo es si uno se atiene a los datos del Ministerio de Agricultura, que informa de que el 80% de las empresas de cadenas de distribución no dona los alimentos cercanos a la fecha de caducidad. Otro dato que llama la atención en estos tiempos es que el 20% de los supermercados tira hasta el 20% de la comida que vende.

“Las empresas gallegas se han portado siempre muy bien con nosotros. Por ejemplo, últimamente hemos hablado con Coren Grill que nos va a dar a los bancos de alimentos cada día los productos preparados de la jornada que no venda”, comenta los trabajadores de estas entidades benéficas, que insisten en que no buscan donaciones de dinero, sino solo productos “o servicios”.

La importancia del transporte

“No solo es muy importante las donaciones que se hagan de alimentos por parte de las empresas de Galicia sino también los servicios. En este tema tenemos que destacar las ayudas que prestan a los bancos de alimentación empresas como Azkar, que a nivel nacional durante el año pasado ayudaron con el equivalente a un millón de euros en transporte”, indican desde el banco de alimentos de Compostela.

También destaca el caso de la firma coruñesa Frigoríficos Botana que almacena, prepara e incluso congela pescados que luego distribuye el Banco de Alimentos Rías Altas, en A Coruña, entre diversas asociaciones.

Los trabajadores de estos centros destacan que las donaciones gallegas incluso transpasan el Padornelo. “En Galicia por ejemplo las lácteas son empresas que acostumbran a donar sus excedentes pero, a veces, la mercancía que se acumula incluso es demasiada y se lleva a otras autonomías donde hace falta”, explican.

Ingapan

No solo ocurre con las lácteas, sino con otros productos. “El año pasado ya se mandaron a otras comunidades como el País Vasco productos donados por Ingapan”, indican, en relación al grupo lucense de masas congeladas y pastelería. “En 2011 nos dieron cerca de 400.000 euros en productos”, explican desde los distintos bancos de alimentos de Galicia.

Gadisa

Sin embargo, no solo los bancos de alimentos, sino muchas más entidades que necesitan productos alimenticios aseguran acudir a la solidaridad de las cadenas de distribución gallegas. Gadisa, por ejemplo, colabora con numerosas ONG y colectivos de desfavorecidos, como Cáritas, asociaciones de mujeres víctimas de violencia o diversos centros de ancianos y de atención a dependientes. “Ahora mismo nosotros también estamos en negociaciones con ellos”, explican desde los bancos de alimentos.

Muchas empresas de alimentación se muestran dispuestas a donar aquellos productos cercanos a caducar, aunque ponen como premisa que sean las entidades benéficas las que realicen el transporte.

Compañías nacionales

Además de las empresas autóctonas señaladas, los bancos de alimentos de Galicia coinciden en destacar las donaciones de tres cadenas de distribución con implantación en todo el territorio: Eroski, Dia, y especialmente, Carrefour.

Esta última asegura que durante el pasado año donó 2,5 millones de kilos de comida en toda España.

Unos datos que dejan pequeños a los de Mercadona, otra de las cadenas de alimentación que sufrieron la protesta del SAT. Según los datos, el gigante de Juan Roig reparte 15.000 kilos de comida anualmente entre los desfavorecidos.

Trabajadores de esta firma indican que en los contratos de trabajo de la cadena de distribución figura una cláusula: los trabajadores no podrán quedarse con productos que vayan a ir a parar a la basura
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad